FANDOM


"En la escuela me habían asignado un trabajo en torno a los atentados al World Trade Center. Tras resolver los problemas que me planteaba mi tarea, me sentí tentado de indagar un poco más. Navegué a través de Google procurando averiguar sobre los antecedentes de las víctimas del fatídico día, cuantas pudiese abarcar en mi afán inescrupuloso, experimentando un extraño placer, puesto que se trataba de personas fallecidas. No sé cómo sucedió ni por cuál golpe del destino, llegué a divisar un enlace en una de las últimas páginas que reconocía el navegador. Llamado por la curiosidad le di clic y se abrió ante mis ojos absortos una página abrumada por imágenes que rememoraban el preciso momento del desastre, entre otras imágenes dedicadas a graficar situaciones similares en el mundo. Y noté que también contenía algo extraordinario: la recopilación de un conjunto de evidencias de las víctimas de todos esos desastres registrados en sus postreros momentos de vida. El apartado “World Trade Center Hell” guardaba un acontecimiento contra el que no supe precaverme, aunque pude recomponerme tras la primera ofensiva dada mi afición por el cine gore. En cuanto le hice clic, nuevas imágenes desfilaron con los cuerpos destrozados de los desgraciados que se aventaron de lo alto de los edificios en pleno de la catástrofe. Una grabación las acompañaba, una llamada del 911 que tenía su preludio con una voz distorsionada que enfrentaba al oyente con las siguientes palabras: "¿ESTÁS DISPUESTO A PADECER EL VERDADERO SUFRIMIENTO?".

Apenas sí me inmuté. ¿Por qué no habría de estar dispuesto? Después de todo, solo era una grabación. Arrellanado cómodamente contra mi sillón, escuché:

  • Operadora: Muy buenos días, 911. ¿Cuál es su emergencia?
  • Mujer: No puedo respirar…
  • Operadora: Deme su ubicación, por favor.
  • Mujer: World…. Trade… Center… Se lo ruego (sollozos)... ¡No quiero morir!
  • Operadora: Guarde la calma, y aleje esos pensamientos. No morirá, eso se lo prometo. Ahora, ¿cuál es su nombre? Necesito saber en qué piso se encuentra.
  • Mujer: El 200... Mi nombre es Sharon Williams… Cof, cof... No puedo respirar...
  • Operadora: Me quedaré con usted, ¿sí? Cálmese.
  • Mujer: Usted no se encuentra mi situación... Yo... Yo solo cumplía con el horario de trabajo,¿cómo sabría cuán temprano moriría? ¿Cómo saberlo?… Oh… ¡Oh no!
  • Operadora: Paciencia. Pronto se reunirán con usted… ¿Señorita? Señorita, ¿sigue allí? 
  • Mujer: (gritos y jadeos).
  • Operadora: Por favor, coopere conmigo: guarde la calma y permanezca en línea. ¿Qué sucede?
  • Mujer: Harvey… Harvey, ¿por qué? (sollozos) Harvey ha saltado... ¡Maldita sea, ha saltado!... Y yo... Yo no puedo, no puedo, ¡no puedo más!… ¡El fuego, el fuego!
  • Operadora: Señorita….
  • Mujer: ¡Mierda! ¡Me estoy quemando viva! (gritos de desesperación) ¡Nos quemamos vivos!... ¿Dónde demonios están las fuerzas de rescate? ¿Por qué? Dios, Dios mío, ¿por qué?…. Yo no hice mal a nadie... ¡Esto es el infierno! ¡Mi piel arde y se consume!… ¡Jesús, sálvame por favor!
  • Operadora: ¿Hay más personas con usted?
  • Mujer: ¿¡Cómo!? Toda la oficina está aquí (llanto de dolor), por lo menos..., quienes no saltaron… (grito) ¡No puedo más!… Oh… Oh Dios no….

La llamada se corta violentamente. La torre Sur se ha derrumbado. Atónito, con el corazón helado, aparté la vista de la pantalla, estremecido de compasión. Los gritos de la infeliz mujer habían resonado en la habitación como si se encontrase padeciendo el suplicio entre estas paredes. Pensativo, posé mi frente en mi puño. De repente sentí que la temperatura aumentaba. Comenzaba a agobiarme un calor presuroso. No podía creerlo. Todo la habitación ardía infatigablemente. El fuego desprendía llamaradas ardientes, devorando las largar cortinas de la ventana, y me aprisionaba contra la pantalla que resplandecía con luz potente. Me levanté en una fracción de segundo y corrí hasta la puerta que lamían las llamas rojas. Entre nubes negras y densas cogí la perilla, pero al acto retiré la mano: al rojo vivo se derretía. Tosiendo, me cubrí la boca con el dorso de mi brazo, presintiendo mi fin. Las lenguas de fuego gemían por doquier. Enloquecido de terror fui testigo de cómo se consumían los brillantes cuerpos de hombres y mujeres entre alaridos y aullidos ensordecedores. Tapé mis oídos y poniéndome de cuclillas, sepulté mi rostro entre mis rodillas y mis brazos cerrados. Lloré amargamente mientras el fuego crecía implacable y el piso se desvanecía bajo mis pies. Algo había cogido mi tobillo y lo zarandeaba: era la joven de la llamada, retorciéndose de dolor con la cabellera envuelta en llamas y la boca despidiendo un humo espeso, las uñas rascando mi piel hasta rozar el hueso: "¡No puedo más!". Tampoco yo pude más. Mi mente se nubló y las sombras se apoderaron de mí."

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar