FANDOM


Mi abuela era feliz y todos los veranos nos juntábamos todos los primos, tíos etc en su casa y allí pasábamos las vacaciones. Pero el verano en que cumplí los 5 años ocurrió un accidente. Mi abuelo siempre había sido muy aficionado a correr, y tenía un Bentley, un clásico que había reformado él mismo. Algo falló en la transmisión, o en los frenos... y tuvieron un gran accidente, del que mi abuela se salvó por muy poco, mi abuelo murió.

Aunque mi abuela se salvó, le quedaron graves secuelas, pues perdió la visión de un ojo completamente, y parcialmente del otro. Además, se quedó inválida. Por ello hicieron instalar un ascensor en la casa, para que todo le fuese más cómodo.

Al verano siguiente fuimos de nuevo a su casa. El ascensor nos encantó tanto que nos pasábamos el día subiendo y bajando y jugando a las vecinas, hasta que nuestras madres nos riñeron, pero la abuela decía invariablemente: "Dejadles divertirse, que son niños". La abuela, a pesar de estar casi totalmente ciega y en silla de ruedas, era muy cabezota, e insistía en ir sola a todas partes, con los consiguientes golpes con los marcos de las puertas, caída de jarrones, enganchones en la ropa, etc. Tenía una silla de ruedas motorizada, que a nosotros nos hubiera encantado pilotar, y que hacía un ruido que a nosotros se nos antojaba un coche de carreras.

Pues bien, una noche la abuela debió despistarse demasiado, y se cayó por la escalera con su silla. Se murió de conmoción cerebral. La abuela quería que la enterrasen con su marido, pero como hacía poco que había muerto él, la tumba no se podía abrir, y la tuvieron que enterrar en otra.

La casa se la quedaron mi padre y sus hermanos, y seguimos yendo de vacaciones. Ahora es cuando empieza lo que os quiero contar. Nuestros padres decían que no veían ni oían nada, pero nosotros oíamos todas las noches con claridad la silla de la abuela que se movía, escuchábamos los jarrones caer, y lo más impactante, el ascensor, que se abría y cerraba solo, y yo juro que más de una vez escuché la voz de mi abuela decirme: "Dejadles que se diviertan". Hasta los mayores se dieron cuenta de lo del ascensor, llamaron a un técnico, quien declaró que se hallaba en perfectas condiciones.

Cuando le replicamos que pulsábamos uno y subía al tres (por ejemplo), él se reía y nos decía que alguien posiblemente le había dado primero al tres. Nos acabamos acostumbrando, de modo que dejamos de usar el ascensor, y buscamos la silla de la abuela para tirarla, pero no la encontramos, pensamos que ya la habrían tirado. Sin embargo, aún la oíamos, y el ascensor seguía abriéndose solo.

Muchos años después, con 14 años, me ocurrió algo que no olvidaré. Había salido con mis amigos al pueblo y había bebido tanto vodka que no me acordaba ni de cómo me llamaba..., y solo de pensar que tendría que subir tantas escaleras para llegar a mi cama, me cansaba. De modo que me monté en el ascensor, con esa valentía que da el estar ebria.

Le di al botón, comenzó a subir y de pronto se paró. Y oí claramente a mi espalda un susurro: "Aún no descanso en paz, hija, porque no estoy con tu abuelo..."

No recuerdo qué pasó en el tiempo que oí el susurro y que luego me sacaran de allí mis padres... Supongo que estaba en shock.

Mis padres pidieron mil y un permisos especiales, y cumplieron la voluntad de mi abuela. Desde entonces, la casa es una casa como cualquier otra, y a mí no se me olvida nunca renovar el jarrón de flores que hay en la puerta del ascensor.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar