FANDOM


Estaba a punto de meter la pierna derecha en la cama cuando de repente ocurrió, las sirenas de policías empezaron a oírse rompiendo el lúgubre y frío silencio de la calle.

Acerqué la pupila a la mirilla de la puerta, los vi. Eran como unos 11 coches de policías, todos armados gritando y apuntando al otro lado de la calle. No podía saber lo que estaba ocurriendo, ya que la mirilla no daba para apreciar mejor la escena. Se me heló la sangre cuando del otro lado de la calle se oyeron una especie de gemidos, como producidos por algún tipo de animal no conocido por el hombre. Los policías empezaron a gritar diciendo que bajásemos las persianas y apagáramos todas las luces. Me mataba la curiosidad, y no pude resistir a mirar por la ventana, cosa que me arrepentí al momento al ver aquella escena horrible.

Como si de una serie de survival-horror se tratase, un par de docenas de una especie de seres se tambaleaban sobre la acera, como si hubiesen estando emborrachándose toda la noche, pero esos seres estaban con la cara totalmente ensangrentada, a algunos le faltaban extremidades y algunas partes del cuerpo. Pero lo peor era aquel ser, el cual tenía una flecha atravesada en toda la cabeza, dispuesto a desgarrar a todo aquel que se interpusiese en su camino. 

Finalmente hice caso y apagué todas las luces y bajé las persianas. Me metí debajo de una de las camas del piso de arriba. Estaba aterrorizado, los gritos de los policías se oían, aunque cada vez eran más escasos. Finalmente los gritos y los disparos se ahogaron en el silencio, y solamente se oía de fondo los gritos de aquellos seres. Poco a poco aquellas cosas fueron amontonándose atraídos por el ruido de los disparos.

Uno de ellos empezó a aporrear la puerta de mi casa; quizás me hubiese visto antes, olido, o en algún caso solo por diversión. El caso es que a ese ser se le unió otro, y otro más, hasta que la mayoría de esas cosas se encontraban aporreando mi puerta. Las gotas de sudor corrían por mi frente como si de las cataratas del Niagara se tratase. No sabía qué hacer, estaba inmóvil, los músculos no me funcionaban del miedo que tenía, pero sabía que si no salía pronto de aquella casa, acabaría devorado por aquellas cosas.

La calle principal estaba llena de ellos, así que mi única oportunidad era la calle secundaria que pasaba detrás de mi casa. No tenía puerta trasera, por lo que mi única opción era la ventana del dormitorio. Lo malo es que había unos 5 metros de caída. Si conseguía salir saltando por la ventana, probablemente me rompería algún hueso del cuerpo, y en este caso no podría permitirme correr para huir de ellos.

Me asomé por la ventana para ver como podía bajar, pero, para mi sorpresa los vecinos habían hecho caso omiso a las ordenes de la Policía y la mayoría había salido a la calle a coger sus coches y huir de ese apocalípsis. Algunos estaban armados con pistolas de pequeño calibre, pero cualquier arma serviría contra aquellas cosas, ya que ellos no estaban armados. Atraídos por los ruidos, la mayoría de esos seres que estaban aporreando mi puerta comenzaron a moverse hacia la calle secundaria. 

La cosa iba de mal en peor. Algunas personas empezaron a disparar atrayendo a los pocos seres que quedaban en la calle principal. Era mi oportunidad de huir por la calle principal, pero antes cogí algunas cosas necesarias para sobrevivir ahí afuera: comida, agua y una AK-47 que tenía de la mili.

Aquello era horrible, mientras cogía todas aquellas cosas empecé a llorar, los llantos de las personas de la calle secundaria resonaban en mis oídos. Por cada gruñido de aquellos seres me asustaba y por cada llanto de una persona me echaba a llorar, era algo que nunca antes me había pasado. Llegué a la cochera casi arrastrándome, no tenía fuerza para andar, asustado y llorando como estaba, ninguna persona humana tendría fuerza para andar. Finalmente llegué al coche entre esfuerzos colosales, puse las llaves y salí de aquella casa donde apenas dos horas estaba viendo la televisión sin darme cuenta de lo que ocurría.

En ese momento me di cuenta de que las noticias no habían hablado de esos seres, ni siquiera los habían mencionado, por tanto, eso quiere decir que ese tipo de enfermedad, o lo que fuera eso, había tenido su origen cerca de mi casa, muy cerca. Me dispuse a arrancar el coche, y como siempre, miré por mi retrovisor para comprobar si venía algún coche, aunque qué coche iba a haber si la mayoría de la gente había muerto y convertido en alguna de esas cosas o ya habían huido, pero para mi sorpresa y mi alegría vi algo corriendo, y no era una de esas cosas.

Empezó a gritarme diciéndome que parara, estaba llorando asustado y suplicándome que le ayudara. Aquel hombre estaba asustado y llorando como yo hace unos minutos, pero él podía andar e incluso correr. El hombre llegó a mi coche, cayéndose al lado de la puerta derecha del coche. El hombre se quedó casi inconsciente y susurraba que le ayudase.

Me dispuse a ayudarle para meterlo en la parte trasera del coche, cuando del horizonte de donde salió aquel hombre, eran pocos, al principio. Me apresuré en meter al hombre en la parte trasera del coche. Cuando estaba totalmente metido en el coche, los pocos seres que había se habían convertido en centenares.

Arranqué el coche y, como nunca antes, pisé el acelerador con todas mi fuerzas. Estábamos a salvo, por ahora. Pero, ¿quién era aquel hombre?, ¿de dónde había salido?, ¿por qué le perseguían tal multitud de aquellos seres? Y la pregunta que se hacía casi todo el mundo en la Tierra: ¿Qué eran y de dónde habían salido esas cosas?

Hemos llegado a una especie de caverna en mitad del monte, parece que esto está libre de esas cosas. El hombre está a punto de despertarse, así que tendré que hablar con él, por lo que seguiré con este diario mañana.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.