FANDOM


Hace ya una semana desde que todo esto empezó: estábamos en la clase tranquilos, de repente escuchamos un grito terrorífico procedente de dos plantas más abajo. Felipe y Diego, dos de mis mejores amigos, me miraron asustados, de repente se empezaron a escuchar más gritos pero esta vez más cercanos toda la clase salió al pasillo y lo que vimos nos dejo horrorizados. Uno de nuestros profesores estaba devorando a una profesora ayudado por varios alumnos, uno de los alumnos le arranco el cuello a la profesora. Miré hacia otro lado para poder contener unas ganas inmensas de vomitar.

Quise ver que había sido del profesor y su presa, pero el profesor había desaparecido. Lo busqué frenéticamente con la vista pero alguien me tiró del brazo. Me giré para ver a Felipe y Diego corriendo hacia la clase junto con algunos compañeros, escuche otro grito pero esta vez no era nada humano. Era el profesor que había subido por las otras escaleras y ahora estaba abalanzándose contra los que no lo habían visto o habían sido demasiados lentos.

Entre el último en la clase y Diego se cerró la puerta y empezamos a colocar algunas mesas para crear una barricada improvisada, mientras los zombies golpeaban la puerta y gritaban de frustración por tener comida cerca y no poder hincarle el diente. Respire hondo y ya más calmado, vi. Como Diego se acercaba, (Diego es bastante callado, es más o menos de mi estatura aunque es más fuerte que yo).

-Sebas, ¿estás bien? Menos mal que Felipe te agarró del brazo que sino estarías allí fuera-me dijo con una sonrisa forzada.

-Sí, me debes una, Sebas- dijo Felipe uniéndosenos.

-¿Es contagioso?-dije, ignorando el comentario de Felipe. (Felipe es el que está en mejor forma de todos, además es bastante competitivo y chulo).

-¡LE VISTEIS LOS JODIDOS OJOS! ¡ERAN ROJOS, JODER!- grito Rubén histérico. (Rubén es el gracioso de la clase, aunque a veces algunas situaciones le sobrepasan y la única forma de tranquilizarlo es contando algo gracioso).

-Rubén cálmate, estas atrayendo a los zombies, lo que tenemos que hacer es intentar salir de aquí sin que nos mastiquen más que a un chicle- dije intentando calmarlo

Nos reímos un poco, mientras los demás nos miraban como si fuéramos locos

-Vale, pero desarmados no llegaremos muy lejos - dijo Diego finalmente.

-Sí pero en nuestro instituto no hay armas-dijo Felipe.

- O puede que sí, ¿Os acordáis de los bates que usamos el año pasado? podríamos usarlos para salir de aquí y cerca de la casa de Diego hay una armería-dije en voz baja.

Me levanté de la mesa en la que estábamos sentados y me acerqué a la ventana. Estudié todo lo que pude el comportamiento de los zombies. Eran bastantes lentos aunque cuando estaban cerca de algún ser humano corrían como caballos, tenían la piel grisácea y se le marcaban las venas, además de poseer una fuerza descomunal así que si nos cogían desprevenidos estábamos perdidos. Aparte de eso eran inmunes a cualquier daño que se les hiciera exceptuando en la cabeza, deduje esto último al ver a varios alumnos luchando por sobrevivir aunque fue totalmente inútil. Diego, Felipe y Rubén se acercaron a mi lado.

-¿El pabellón está abierto?-Pregunto Rubén más calmado.

-No, varios estudiantes intentaron entrar huyendo de los zombies pero las puertas están cerradas con llave y el único que las tiene es el profesor de educación física-dije sin apartar la vista del patio.

-Allí esta-dijo Felipe, señalando a una esquina del patio.

Era cierto, confundir al profesor de EF. era imposible, siempre venia con la misma ropa, el año pasado le manchamos la camisa para ver si tenía varias camisas iguales, pero estuvo casi un mes viniendo con la misma camisa, hasta que seguramente encontró la mancha y no le quedó otra opción y la tuvo que lavar, ahora era otro zombie más y estaba devorando a una chica.

Al cabo de un rato se levantó y empezó a perseguir a otros alumnos, dejando a su anterior victima tirada en el suelo, al pasar unos 10 minutos la chica se levanto , le faltaba parte del cuello y tenía la camisa destrozada, le faltaba parte de un pecho y su camisa que antes era blanca ahora era roja por la sangre.

Nos separamos de la ventana asqueados y le propusimos a los demás que vinieran con nosotros, pero nos tomaron por locos y suicidas, decidieron quedarse a esperar ayuda en la clase.

Repasamos nuestro plan por última vez mientras esperábamos a que los zombies de nuestra planta bajaran atraídos por algún superviviente, nuestro plan consistía en subir a la terraza para ver cómo estaban las cosas fuera de nuestro instituto. Cuando salíamos de la clase Julián se nos unió. (Julián es un buen nadador y a veces le llamamos ``pescado´´ o ``fishmen´´, aunque sabe que es de broma a veces se cabrea).

Salimos y un olor a putrefacción nos inundo, cuando estábamos fuera, oímos como los demás volvían a colocar las mesas delante de la puerta. Subimos las pequeñas escaleras que daban a la terraza, nos acercamos al borde y contemplamos la ciudad, nuestra ciudad que siempre había estado en calma y en la que nunca pasaba nada, ahora era un completo caos, habían varias columnas de humo por toda la cuidad y se escuchaban alarmas de todo tipo, incluso vimos como un avión se estrellaba contra un edificio...

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar