FANDOM


En ese instante salió un payaso un poco delgado de cara aterradora y junto a él una niña de apariencia macabra que traía cadenas en el cuello, seguido a ellos entraron unos leones deformes de gran tamaño.

Se presentaron como “Los Alimentadores” que creí un nombre inusual, pero que al parecer más adelante entendería el escalofriante concepto.

Los niños no paraban de llorar y gritar por sus padres, algunos de los que se encontraban de frente en la pista, se acurrucaban en modo de feto y decían como locos, esto no está pasando, esto no está pasando, pero la maldita realidad era que todo era verdad.

Fue muy traumático cuando de repente sacaron unos garfios y los clavaron en los pies de los niños, volteándolos de cabeza y colgándolos arriba de los leones.

De repente el payaso le dijo a su asistente que escogiera a una persona del público y esta dio un salto cayendo encima de la cabeza de uno que se encontraba desmayado destrozándosela completamente y provocándole la muerte instantánea, después de eso le arranco el corazón y lo devoro frente a los aterrados niños que se encontraban cerca.

El payaso grito:

- ¡Niña Mala!

Y jalo la cadena con fuerza, al mismo tiempo que la esperaba con la mano levantada para darle una cachetada, seguido del golpe le dijo fuertemente:

- ¿Qué pensaran nuestros invitados? así que ten la gentileza de mostrar modales.

De nuevo la envió a buscar a una persona para poder seguir con su macabro acto, esta vez escogió a una niña a la cual agarro del cabello arrastrándola al centro de la pista.

No tengas miedo que no te pasara nada le dijo el payaso, tú fuiste elegida para decidir cómo se alimentaran mis pequeños animales, así que habla preciosa y dime una parte del cuerpo de la cual mis leones se tendrán que alimentar.

La niña no decía nada pues por el miedo lo único que asía era llorar, el payaso cambio su cara y amenazando a la niña le dijo:

- Tienes un minuto para decir algo y si no hablas serás tu la que se convertirá en alimento de león.

Pasaron dos minutos y la pobre niña seguía sin hablar, cuando de repente el payaso le atravesó el vientre con una guadaña subiéndola sobre un palo con punta de metal, este la dejo caer atravesando el palo que entro por sus partes intimas y salió por la boca de la menor.

Todos gritaron pues el muy ruin tuvo el descaro de dársela a sus leones para que la devoraran, mientras que decía coman mis amores que su papa hoy les preparo una rica brocheta.

El payaso miro a todos y dijo:

- ¡Cooperen o hago que mis leones decidan por si mismos a quien de ustedes se comerán!

Y seguido a eso comenzó otra vez el llanto y el grito comunitario de algunos, pero eso no hizo que se calmaran las cosas sino que las empeoraran pues el payaso se enojo a tal modo que agarro a dos niños de la cabeza y se las hizo estallar con la pura fuerza de sus manos.

Estábamos en pánico pues sentíamos que nadie saldría vivos, pero a la vez teníamos que hacer lo que ellos nos decían si no queríamos morir de forma horrible.

La asistente nueva mente volvió a elegir y esta vez agarro a un joven del brazo, que no presento resistencia alguna pues al contrario de los demás bajo como si nada hubiera pasado.

El payaso le dijo:

- Eres muy valiente y a mí me gustan los valientes, dime una parte del cuerpo humano.

Y el joven respondió.

- ¡Manos!

Entonces al instante los garfios que tenían a los jóvenes de cabeza descendieron a tal grado, que los leones arrancaron a mordiscos las manos de los niños, que en ese momento gritaban aterradora mente de dolor.

Siguieron con el escalofriante acto y cada vez que el joven decía una parte del cuerpo, los leones devoraban a los pobres niños poco a poco y así hasta que no quedo absolutamente nada de ellos.

Cuando todo termino y no quedaba nada de los niños, el payaso grito:

- ¡Felicidades pues aquí tenemos un ganador¡

Y mirando fijamente al joven le dijo:

- Tienes dos opciones la primera es irte con vida o la segunda unirte a nuestro circo y ser parte de nosotros.

El joven no dudo en decir que deseaba salir de ese tétrico lugar y el payaso en ese instante ordeno que lo dejaran irse.

No podíamos creer por fin veíamos que no todo estaba perdido y que había oportunidad de salir con vida de ese lugar, el único problema era que no sabíamos que tan sádico seria cada acto y si había la posibilidad de salir con vida de alguno...

Poco a poco fueron escogiendo niños en cada acto, algunos de los cuales lograban salir con vida y los que no terminaron muertos, ya sea destazado quemados o devorados por bestias infernales.

Cada vez que mencionaban un acto veía que algunos niños hasta rezaban por su vida, pero eso no les servía pues la gran parte moría. Otro acto y un nuevo payaso, cada uno más espantoso que el anterior. Llegaban a tal grado de parar elefantes tipo zombies en el cuerpo de los niños, ocasionándoles el destripamiento y posteriormente la muerte.

Algunos de mis amigos ya habían muerto y solo quedábamos en total solo siete niños, todos aterrados pues no sabíamos a quien escogerían para su siguiente acto.

De repente varios payasos comenzaron a salir y se sentaron como si ellos fueran ahora el público, sinceramente algunos eran muy horrendos y otros emitían olores muy horribles como a cuerpos en descomposición.

No vi ni a qué horas uno de ellos me agarro del pie y me arrastro asía la pista, sentí mucho miedo y tras de eso llore, no obstante observe que los que quedábamos ya éramos parte del próximo acto quedando solamente los payasos como espectadores.

Casi nos hacemos del baño cuando vimos la cara del dueño del susodicho acto final, en ese instante grito muy fuerte:

-¡Por lo visto hemos terminado nuestra macabra labor!

-¡Es hora de que nosotros nos divirtamos viendo como sufren nuestros invitados!

Nos miro fijamente y dijo:

-¡Este acto es el mejor pues el que logre salir con vida!

-¡Les espera la sorpresa más grande de su vida!

El acto no era del todo fácil pues había puesto unas bandejas enfrente de nosotros y cada una contenía una parte del cuerpo, la cual uno de los payasos nos quitaría y solamente el que sobreviviera por lógica era el ganador.

Yo era el último de la fila y creo que el mas aterrado, pues cada vez que un niño destapaba su respectiva bandeja, esta le salía ya sea con pulmones o intestinos la cual al quitárselas les causaba la muerte inmediata.

Por fin llego mi turno y la hora de destapar mi bandeja, en cuanto vi lo que en ella se encontraba no pude resistir gritar y decir:

-¡Mátenme malditos!

-¡Espero que algún día sus malditas almas sean entregadas al infierno y dejen de cometer sus horribles actos!

Cerré mis ojos esperando el golpe final pues la bandeja que me toco mostraba un corazón, y justo cuando creí que moriría; los payasos se levantaron y aplaudieron.

Era algo raro para mi pues no entendía el porqué no me mataban, solo me quedaban viendo y sonreían; uno de ellos dijo:

- ¡Tenemos un elegido!

Y después de eso me liberaron de mis ataduras.

Se pararon enfrente de mí y se arrodillaron, en ese instante salió un payaso de tras de mí, creo que era el jefe de todos ellos; me agarro de las manos y me dijo:

-Sobreviviste por tu valor pero no podrás salir nunca jamás de este lugar, nosotros somos el circo infernal el mejor circo que el diablo jamás pudo crear.

-Desde hoy serás uno de nosotros y cuando te consideremos listo, podrás realizar tus propios actos.

Payaso1
Tras de eso mi tés comenzó a cambiar pues espantosas arrugas y feas manchas como de pintura comenzaron a cubrir todo mi cuerpo, la ropa que traía puesta comenzó a asemejarse a la que utilizan los payasos. Era aterrador el verme al espejo y ver que ya había dejado de ser yo, y observar la terrible realidad de que jamás volvería a ver a mi familia.

Al pasar del tiempo me fui resignando y poco a poco entendí que era mejor así, hasta el punto de que poco a poco me fue gustando todo. Deje de ser yo para convertirme en un payaso aterrador, que al igual que los demás estaba sediento de sangre y de ese sufrimiento que solo los niños nos podían ofrecer.

Y esa amigos es mi historia, por la cual he estado ya quince años atrapado en este horrible lugar desde esa noche, en el gran circo “El payaso feliz”

Bueno los dejo, pues ya está por comenzar mi primer acto, he planeado detenidamente el sufrimiento de cada niño y a un que estoy nervioso, también estoy ansioso de ver las caras de dolor.

Por cierto se me olvidaba muy pronto estaremos en tu ciudad y espero que asistas. ja, ja ,ja...

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar