FANDOM


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier cantón de reclutamiento o base militar a donde puedas llegar. Pregunta al oficial en recepción por hablar con El Holder de los Conflictos. Si responde:

“Lo siento, KIA“

Entonces no desesperes. Tu muerte ya habrá ocurrido antes que siquiera toques el suelo. Pero si llama a dos policías militares para escoltarte hasta las empalizadas, tu viaje continuará. Ellos te llevarán fuera de la base a lo que parecerá un bunker vacío; ordénales que abran la entrada como si un general se lo ordenara a un subordinada.

Si tu voz fue lo suficientemente poderosa, uno de los PM abrirá la puerta de metal que lleva al interior del bunker. De lo contrario, serás ejecutado sin duda. Desciende al interior y diles a los PM que esperen fuera, pues ellos no serán capaces de protegerte de los horrores que yacen en esta tumba olvidada.

Ve por las escaleras con postura militar (mirada al frente, cuerpo erguido) y no te detengas, no importa lo que veas. Si en cualquier momento comienzas a escuchar fuego de artillería, entonces incluso una larga y dolorosa muerte sería misericordiosa en comparación a lo que estarás a punto de experimentar. Sin embargo, si escuchas un débil tamborileo, continúa marchando.

Mientras más lejos vayas, más fuerte se oirá el redoble, hasta que finalmente se volverá tan estridente e inaguantable que estarás tentado a arrancarte los oídos hasta que ya no oigas nada, en cuyo punto se detendrá. Párate derecho y saluda, aun si no hay nadie frente a ti.

Luego de siete segundos, escucharás una voz brusca y cansada diciendo:

“¡Descanso!”.

Hazlo, y una figura espectral lentamente emergerá de la impenetrable oscuridad. Será una figura con un traje de camuflaje y de excelente condición física; dos metros de altura, de espalda musculosa y ancha, con brazos y piernas en forma. No seas engañado, pues este hombre ya no está entre los vivos.

“¡Informe, tropa!”, gritará el soldado. Debes responder en una voz fuerte y convincente:

“¡Señor! ¡He venido a buscar poder, señor!”.

Si no lo haces, el soldado te mostrará que sus músculos no sólo son para que los veas.

“¡Al suelo y deme cincuenta, gusano!”, responderá el soldado.

Sugiero que obedezcas y empieces a hacer las flexiones ya. Cuenta cada una. Si él pone su bota sobre tu espalda, continúa empujando, sin importar qué tan pesado se vuelva. Si no puedes hacerlo, entonces lo has disgustado, y serás desechado.

Arréglatelas para completar su orden, y el soldado te ordenará que te levantes. Deberás gritar:

“¡Gracias, Sargento!”.

El soldado asentirá y te dará un casco de combate, una granada de fragmentación y una pistola modelo 1911 .45 con un cargador extra. Tómalos, pues tendrás necesidad extrema de éstos. Luego de un momento recuperando el aliento, serás cegado por una luz más brillante de la que una estrella puede producir, y conmocionado por la más fuerte de las explosiones. Mientras abres los ojos, estarás en el más sangriento e infernal de los campos de batalla.

Tropas vestidas de gris correrán delante de ti y serán acribillados por un helicóptero armado. Ponte a cubierto entre sus cuerpos muertos mientras un tanque baña la zona en fuego de ametralladora. Sobre tus hombros lloverá misiles lanzados por bombarderos furtivos, mientras son consumidos por una llamarada de fuego antiaéreo desde un edificio cercano.

Desenfunda la pistola y ponte el casco mientras esprintas hacia el pueblo más cercano; asegúrate de no usar toda tu munición, pues no podrás tomar más de aquellos a quienes reduzcas. Dirígete hacia un edificio que parece una escuela y ponte a cubierto mientras las tropas de uniforme azul atacan a las otras de gris.

Los verás y será testigo de su insaciable sed de sangre. Cuando agoten sus municiones, comenzarán a cortarse unos a otros con sus bayonetas y a golpearse con las culatas de sus armas, sin parar hasta descuartizar completamente a sus oponentes. Con tu granada en la mano, corre por las escaleras a tu izquierda, evitando cualquier fuego que pueda alcanzarte, y sube hasta el techo. Cuando llegues a la puerta que conduzca a la azotea, di un rezo rápido, quita el pasador de la granada, y derriba la puerta.

Medalla.jpg
Con la granada en la mano, deja que todas las tropas de azul te vean, y extiende tu mano para que puedan ver tu arma. Un general de alto rango se acercará a ti y te pedirá que expreses tus demandas. Si vis pacem, para bellum. Pregúntale por ver al Holder. Él te sonreirá satisfecho, pero simplemente haz un gesto con la mano que lleva la granada y él acatará. Un niño pequeño será traído a ti. Deja el pasador de vuelta en la granada y toma al niño. Parecerá que tiembla de miedo y se verá hambriento. No prestes atención a esto; es una ilusión. Apunta tu pistola en su cabeza, y tira del gatillo sin siquiera una pizca de compasión. Si has sido considerado digno, el dispositivo de seguridad del arma estará activado y podrás soltar un suspiro de alivio. El niño te presentará con una medalla vieja y oxidada.

Esa medalla es el Objeto 219 de 538, y con ella una incontable violencia continuará.

¿Tendrás el corazón para resistir?

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar