FANDOM


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de reinserción social al que puedas llegar. Llama la atención del recepcionista y pide visitar a alguien llamado El Holder del Cosmos. Él te mirará de arriba a abajo. Si murmura y se aleja, quédate en tu lugar, el regresará en un momento.


A su llegada, abrirá una trampilla que se encuentra bajo su escritorio y te indicará que lo sigas. Te guiará por una escalera antigua de madera que queda suspendida, de alguna manera, en una sala imposiblemente grande, cuyos lados o fondo no serás capáz de ver. La única luz será la de la entrada. Verás formas descomunales en la oscuridad. Te recomiendo que no hagas ningún ruido más fuerte que el suave chirrido de las escaleras.


Tu guía te acompañará solo unos pasos más, pero en la oscuridad opresiva, sus rasgos son poco claros. Estarás descendiendo las escaleras por lo que parece una eternidad. Durante este tiempo, no dejes que tus pensamientos vaguen. Concéntrate enteramente en tu objetivo: El guardián del Cosmos.


Mientras desciendes más en la oscuridad, las tablas de madera estarán balanceándose debajo de tus pies y la forma de tu guía parecerá cambiar. No es un engaño de tus ojos. Si se detiene en cualquier momento, suéltate de las escaleras de inmediato, una eternidad cayendo, sería preferible a su tormento.


Sin embargo, en caso de que siga sin detenerse, eventualmente, sentirás un viento. A lo lejos, debajo de ti, las copas de los árboles serán visibles. Por encima de tu cabeza, una bóveda de estrellas y nubes. A los lados, un horizonte amplio y sin obstáculos, con excepción de una estructura, a lo lejos a tu derecha.


A medida que desciendes, podrás ver una mansión con un pequeño camino de tierra que conduce a la misma. Esta parte del descenso es increíblemente pacífica y tendrá una duración de varias horas. Disfrútalo, pero bajo ninguna circunstancia mires hacia atrás, desde donde viniste. La escalera colapsará y caerás a tu muerte.


Finalmente llegarás a la parte inferior de las escaleras. Te han depositado en un bosque densamente arbolado, a pocos metros del camino de tierra. Tu guía dejará de moverse. La luz de la luna se filtra entre los árboles, y te darás cuenta que él ha cambiado considerablemente.


Lo que alguna vez había sido un hombre, ahora es una bestia descomunal e infernal. Él empezará a girar. Debes correr. La escalera, por la que recientemente descendiste, habrá desaparecido. Tu única opción es el camino. El demonio es lento, pero no se detendrá.


Corre. Corre hasta que tus pulmones ardan y se agite tu pecho. Corre hasta que tu garganta se manche de sangre. Hasta que no puedas correr por más tiempo. Renuncia a la esperanza. Cae de rodillas. Llora.


Sentirás el aliento del demonio en tus talones, y murmurarás una oración, mientras ves tu vida pasar frente a tus ojos en un segundo. En ese preciso momento, cuando has perdido toda esperanza, un disparo rugirá en el vacío del oscuro camino forestal. El demonio a tu espalda, ha sido asesinado.


Lo que sigue, es crucial. No importa cuan cansado estés, debes ponerte de pie, y decir inmediatamente:


¿Quién es su enemigo?


Si te demoraste una fracción de segundo más del tiempo, te volará en pedazos de igual manera que al demonio. Sin embargo, si fuiste lo suficientemente rápido, un caballero elegantemente vestido aparecerá en un caballo a trote en la oscuridad, por el camino.


Parece bastante joven y lleva una pistola del siglo 18 en su mano derecha. Tiene varios tomos grandes atados a las alforjas de su caballo y trozos de escritos en una lengua extranjera estan visiblemente pegados, de una forma moderna, a su ropa. Poco a poco se acercará, sin hacer ningún movimiento para desmontar, pero visiblemente interesado en ti. Debes sostener su mirada hasta que desaparezca en la dirección opuesta. Después de este intercambio el agotamiento, de pronto, se apoderará de ti, y encontrarás cada vez más difícil mantenerte despierto. Cede a tu cansancio y sueño.


Despertarás al día siguiente en tu cama, agarrando un pedazo de papel rugoso. En él, en una escritura elegante, están escritas las palabras:

287230 142581025827593 6245704 o

"Eres un tonto".


Ese hombre es el Holder del Cosmos, y todavía tiene el Objeto 67 de 538. Él defiende el cosmos desde su renacimiento. Ahora que él sabe tus intenciones, hará lo que sea por detenerte.


Hay, sin embargo, una opción alternativa. Debes tener la Segadora de Almas para que esto funcione. Cuando te levantes, no hagas la pregunta al Holder:


¿Quién es su enemigo?, sino muéstrale el Objeto 186. Si lo haces, sus ojos se ampliarán por la sorpresa y se desmontará. En su mano estará la pistola del siglo 18, que utilizó momentos antes para salvarte. Es el hermano del Objeto 186. Luego él cabalgará lejos, y pronto se desvanecerá.


El Holder del Cosmos ha renunciado al arma, la Gravebringer, Objeto 67 de 538. Lo has liberado, ¿Pero a qué costo? Por ahora tienes que defender el cosmos desde su renacimiento, en su lugar.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar