FANDOM


Esto le pasó a un niño español, que vivió en Madrid donde vivió la mayor parte de su infancia. Pero resulta que hacia mediados del año 1987, cuando él apenas tenía 9 años, una tía suya que vivía en Barcelona falleció y le dejó como herencia su casa a la familia. Poco tiempo después él, su madre y su padre se mudaron hacia Barcelona a la casa que se ubicaba en el corazón del barrio L´Hospitalet.

Era un edificio grande con aires antiguos y estaba completamente amueblado. Había muchas cosas de la tía del niño, pero había una cosa que llamó mucha la atención del niño, era una colección de viejos juguetes. Algunos estaban en mal estado, otros oxidados, pero había uno con el que el niño se encariñó, un muñeco de madera, un payaso de unos cincuenta centímetros de altura, más o menos...

Emi

En la parte de atrás de la cabeza del muñeco había unas letras "EM" que estaban casi tapadas por el pelo. Por eso mismo es que le decide llamar Emi al muñeco.

El niño jugó mucho con este juguete hasta la noche en la que decidió llevárselo a su habitación. El hecho es que aquella noche se sentía un poco raro. Tal vez era por la nueva casa y el cuarto nuevo, o la oscuridad, o la tormenta que se avecinaba. Pero lo cierto es que se sentía muy inquieto y temeroso por algo que no sabía que era pero lo presentía.

Cuando el padre se despide por fin y apaga la luz el niño comenzó a sentir un mal pensamiento y todavía la tormenta empezaba a hacerse más grande con relámpagos y truenos.

De pronto, al niño le apareció haber visto pasar una sombra a toda velocidad junto a los pies de la cama, sobresaltado se incorporó e intentó prender la luz, pero esta, por una misteriosa razón, no funcionaba. El niño intentó quedarse escuchando a ver si escuchaba algo, pero como no soportó la tensión empezó a gritar.

Poco después llegó el padre medio dormido y desconcertado, prendió la luz y le pregunto qué había pasado. El niño le explicó, pero su padre no le dio importancia. Cuando el padre apagó la luz y se marchó, nuevamente el niño se levantó y fue a buscar a Emi para sentirse más seguro.

Recordando la habitación y buscando al muñeco en la oscuridad por donde el padre había dejado a Emi, el niño se llevó una sorpresa. Emi no estaba en el lugar. Primero pensó que el padre se lo había llevado sin que él se haya dado cuenta, pero de camino a la cama sintió que algo le rozaba el talón.

Pensó que era algún juguete tirado que él mismo había dejado. Entonces escuchó na risa desde algún rincón del cuarto. El niño se arropó en su cama tapándose todo, hasta los ojos que giraban para todos lados haber si veía algo.

Ya sospechando de que era su muñeco Emi, un relámpago iluminó la habitación y ahí fue cuando vio a Emi riéndose e incorporándose, avanzando lentamente hacia la cama. El niño no demoró en reaccionar y gritó.

Ya no era su mejor amigo, las miradas del muñeco eran horribles y se notaba que no venía amistosamente. Nuevamente llega el padre, e inmediatamente Emi se tira y queda nuevamente como un muñeco normal. El padre le pregunta qué sucede, pero el niño no le pudo explicar bien por el miedo.

Emi2

El padre lo retó, y le dijo que iba a la cocina a buscar una vela para iluminar el cuarto. El niño estaba aterrorizado y paralizado, lo único que hizo fue quedarse mirando seriamente al muñeco, no le daba para salir corriendo. Nuevamente Emi comenzó a girar su cabeza hacia el niño, lentamente y pausadamente. Emi giraba su cabeza, abría los ojos y la boca, y el relieve de sus cejas era una expresión maliciosa.

Emi comenzó a acercarse y trató de agredir al niño arrojándose sobre él sin dejarle oportunidad para defenderse. Al sentir nuevamente los gritos de su hijo, el padre volvió a la habitación esta vez con una vela y ahora sí pudo ver que su hijo estaba tirado en el piso con el muñeco encima pegándole y agarrándolo de los pelos, intentando estrangularlo con sus pequeñas manos de madera. El padre le sacó el muñeco de encima y lo tiró con todas sus fuerzas por la ventana, sin ver donde cayó.

El niño le pidió dormir junto con él y este aceptó. Al otro día salieron a preguntar sobre esto a los vecinos de allí y recibieron unas cuantas respuestas.

Resulta que el muñeco era de una mujer llamada Enriqueta Marti, una poderosa dama en los siglos XIX y XX. Y que en su vida privada había llevado acabo algunas prácticas escandalosas que sembraron el horror en la ciudad alrededor de 1912. La conocían como la "Bruja de Barcelona", ya que se vestía de pordiosera y salía a la calle con juguetes para atrapar niños de la calle.

El más especial de esos juguetes era Emi, ya que a muchos niños les gustaba. Lo que se dice es que esta mujer atrapaba niños para beber su sangre y que se bañaba en sangre humana, en especial la de los niños. Esto supuestamente era para la eterna juventud. Y por eso las iniciales EM en el juguete.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar