FANDOM


Hace unos diez años me había acabado de divorciar y estaba viviendo sola en un apartamento de un solo dormitorio. El lugar era limpio y la renta era decente. Uno de esos lugares que tenía un portero, me sentía segura ahí. Estaba sola y me gustaba, concentrada en mi carrera y no en mi molesto ex esposo. Las cosas se veían bien para mí finalmente..

Las veces que regresaba tarde del trabajo y me encontraba privada del sueño me despertaba alrededor de las 6:30 o 7 a comienzos del día. Me comenzaba a dar cuenta por las mañanas que mi puerta no estaba completamente cerrada algunas veces, normalmente no le doy mucha importancia y digo que se me habrá olvidado por la noche en la que mi cerebro somnoliento encuentra ir a la cama más atrayente que cerrar la puerta. Otra cosa que comenzaba a notar desde que me mudé al apartamento fue que algunas cosas se encontraban en sitios en los que no las había dejado, cosas pequeñas como el peine o el cortaúñas, esa clase de cosas. No era en realidad la gran cosa pero era suficiente como para ser una molestia durante el día.

Mientras más vivía ahí con más frecuencia se me olvidaba cerrar la puerta correctamente, al principio ocurría cada cierto tiempo y luego parecía que era casi todos los días. Varias cosas comenzaron a perderse, cosas como fotos, afeitadoras y lo más perturbador, mi ropa interior. Esto había durado más de lo que podía soportar hasta que comencé o volverme un poco paranoica. Tomaba mi tiempo por las noches y me aseguraba de haber cerrado bien la puerta, luego desarrollé un hábito diario en el que tenía que asegurarme girando la manija 3 veces y decirme a mi misma “Está cerrado, está cerrado, está cerrado.” Aún así al despertarme  encontraba la puerta desbloqueada. Una vez intenté quedarme despierta toda la noche para vigilar la puerta, pero terminé quedándome dormida en mi silla.

Entonces decidí que mi mente no era lo suficientemente confiable como para permanecer despierta durante toda la noche así que compré una videocámara. Compré la mejor y más valiosa que pudiera comprar. Por la noche la coloqué grabando frente a la puerta, a distancia y escondida bajo una pila de toallas en el suelo. Cerré la puerta con candado y me fui a dormir.

Cuando me desperté, mi apartamento se veía normal. Nada perdido que estuviera a simple vista. Decidí ver la cinta de grabación de la cámara. Avance rápidamente a través de horas de grabación, sin ver nada extraño. Estaba a punto de rendirme cuando observé que la manija de la puerta se movía. Luego la puerta se abría lentamente. Luego una figura se deslizó a través de la puerta entreabierta y caminaba por el apartamento, deteniéndose justo enfrente de la cámara como si hubiera escuchado algo, luego siguió caminando a la vista directa de la cámara, dejando ver su rostro. Presioné el botón de pausa de la cámara, los pelos en mis brazos y en el posterior de mi cuello se erizaron. Estaba viendo directamente en los ojos del hombre de mantenimiento del edificio. Pude ver sus anteojos grandes y gruesos y su cabello ondulado. No tenía dudas de que era él. Seguí viendo el video un poco más. Él se veía muy cómodo mientras caminaba por el apartamento. Luego camino hacia mi dormitorio salió de la vista de la cámara.

No sabía qué hacer, sollozando llamé a la policía. Intenté fallidamente explicarles con claridad lo que me ocurría. Poco después dos oficiales llegaron a mi puerta. Les conté todo y les enseñé la grabación. Recuerdo el tono pálido que tenían sus rostros al ver el video. Me dijeron que estaba segura y que pronto atraparían al sujeto.

Tenía la necesidad de recostarme, pero no quería quedarme sola. Uno de los oficiales me dijo que se quedaría fuera de la puerta de mi apartamento y se aseguraría de que yo estuviera a salvo. Cuando me recosté en la cama incapaz de dormirme pero muy cansada para moverme, tenía un sentimiento extraño. Me recosté ahí moviéndome y cambiándome de lado, sin capacidad de acomodarme y quedarme dormida. Mi mente estaba muy ocupada pensando en todo lo que estaba pasando, hasta que me di cuenta de algo que me hizo que escalofríos corrieran por mi cuerpo y se sintieran hasta en mis huesos. Vimos toda la grabación, y vimos al hombre entrar a mi apartamento… pero nunca lo vimos largarse. Me congelé, luego comencé a temblar. Necesitaba llegar a la puerta del frente e irme de ahí. Me senté en la cama y observé a mi alrededor, no vi a nadie. Moví mis piernas al lado de la cama con cuidado para ponerme de pie, al tocar el firme piso de madera sentí un aliento caluroso en mis tobillos. Corrí fuera de mi apartamento lo más rápido que pude hasta llegar con el oficial que se encontraba afuera. Llamó a su compañero. Encontraron al hombre escondido bajo la cama con un cuchillo de carnicero y una cámara

Hasta este día no he podido dormir sola de nuevo.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar