FANDOM


S-l300
En Berlín, después de la Segunda Guerra Mundial, el dinero era escaso, las provisiones eran pocas y muchos pasaban hambre. En aquel entonces, la gente contaba la historia de una joven mujer que vio a un hombre ciego tratando de cruzar la calle, y se ofreció a ayudarlo. Ambos se pusieron a hablar y el hombre le pidió un favor:

— ¿Podría llevar esta carta a la dirección escrita en el sobre, por favor?

Como quedaba por su camino, la mujer accedió. Pero al doblar la próxima intersección, se dio la vuelta para cerciorarse de que el hombre no tuviese más percances. Pero lo ubicó pasándose apresurado entre los peatones sin el bastón que antes cargaba. Sospechó, naturalmente, y llevó la carta a la policía.

Cuando los oficiales llegaron a la dirección que indicaba el sobre hicieron un terrible descubrimiento: tres carniceros habían estado recolectando carne humana y vendiéndosela a los hambrientos. ¿Y qué había en el sobre que le dio el hombre a la mujer?, una nota, simplemente diciendo: “Esta es la última que les mando por hoy".