FANDOM


Un capítulo del El Holder de la Liberación

“Hola, mamá”.

“Hola, cariño. ¿Cómo está tratándote Nueva York?”

“Está todo bien. Lo mismo de siempre”.

“¿Cómo te fue en tu audición?” 

“¿En la qué?” 

“¿No fuiste a una audición para Drácula la semana pasada?”

“¡Oh! Es que… Lo olvidé…”

“¿Lo olvidaste? ¡Pero si no dejabas de hablar de ello! ¡Pensé que realmente querías estar en esa producción!”

“Si… Bueno, he tenido mucho que hacer. Las cosas han estado un poco locas aquí”.

“Eric, eso no suena como tú. ¡Incluso te fuiste todo el camino hasta allá sólo por que podrías estar en espectáculos! No me puedo imaginar que te hayas olvidado de una audición tan importante”.

“…”

“¿Eric? ¿Estás allí?”

“Si, aquí estoy. Escucha, estaré fuera de la ciudad por un tiempo. Iré a Boston, y no sé cuánto tiempo estaré allí. Sólo quería hacértelo saber”.

“¿Para qué vas a ir a Boston?”

“No puedo decirlo realmente. Sólo quiero que lo sepas, así que no te preocupes por mí. Te lo diré cuando regrese. Te quiero”.

“Eric, ¿Pasa algo?”

“Adiós”.

Hasta ahora, hay una pregunta que he fallado en hacerme.

¿Qué haré yo una vez haya encontrado mis respuestas? ¿Ir a casa, volver a tratar de ser un actor, intentar ser rico y famoso?

Comparado con este mundo, incluso ese sueño es tan… mundano. No, en todo lo que puedo pensar ahora es en el camino que tengo delante.

Sé más sobre los Objetos que antes. Más de lo que otros seres humanos podrían manejar en sus mentes. Sería un pecado dejar que este conocimiento se desperdiciara.

El apartamento de Allen está en un gran complejo habitacional con un jardín, y cada apartamento tiene su balcón. La noche ha caído una vez más, y el suelo aún está cubierto de nieve por la tormenta anterior. A un ritmo determinado, entro en el complejo y marcho hasta la puerta.

Pronto, luego que golpeo, la puerta se abre y un soplo de humo de cigarrillo recubre mi rostro. El hombre que me mira tiene una barba desaseada y está fumando un cigarrillo; se parece a un convicto. Se ve al menos diez años más viejo que el Bibliotecario. ¿Serán colegas realmente?

“¿Vas a decirme lo que quieres, o debo cerrar la puerta?” me gruñó.

“Yo… El Bibliotecario me dio tu dirección”.

Él gira sus ojos un poco más.

“Oh. Debes ser Eric”.

El tira la puerta para mí y se retira a su sala de estar, desplomándose en su sofá. La TV no está sintonizando nada, sólo estática. Sin embargo, se queda mirándola con atención.

“Así que… Conoces al Bibliotecario…” Comencé.

“Duh”, dice cansinamente, con los ojos aún fijos en el televisor.

“Desearía no haberlo conocido. Es un desconsiderado”.

“¿Es eso cierto?”

“Se sienta en su sala investigando los Objetos, entregó el único Objeto que ha tenido, y tiene miedo de ir después por más. ¿Por qué crees que los Buscadores lo odian tanto?”

Impaciente, decido hablar del tema en cuestión.

“Estoy… buscando el Péndulo”.

Él me da una extraña mirada por el rabillo del ojo, dando golpecitos con el cigarrillo en el cenicero.

“Si vas a obtener el Péndulo, ¿Qué harías con él?”

Ah, la pregunta del millón de dólares. No entiende lo que yo sé, sólo hace preguntas. Por lo tanto, incluso si tuviera que decírselo, no lo entendería. Acabo de mirarlo fijamente.

“¿Lo quieres así como así?” me dice.

“Sabes tan bien como yo lo especial que es un Objeto”.

Se mete la mano en el bolsillo delantero y saca algo. Lo que cuelga de la cadena de plata fina en sus dedos es una punta lítica con forma de estalactita, que brilla como un diamante. Mientras lo sostiene, se suspende inusualmente todavía en el aire.

Entonces, el repentinamente la retira, con una mirada hostil en su rostro. Sólo entonces me doy cuenta de que yo había extendido mi mano hacia él. ¿Lo habré estado haciendo inconscientemente? Torpemente, bajé mi mano. Mirándome, lo guarda en el bolsillo de su camisa.

“Puedo verlo en tu rostro. ¿Qué aprendiste del Holder que visitaste?”

Una vez más, no hay respuesta que pueda darle. No hasta que obtenga el Péndulo y me reúna con la Nieve Blanca. Allen suspira resignado ante mi silencio.

“Realmente eres un Buscador. Oh, claro. ¿Así que, qué piensas que es ella?” pregunta, levemente relajado. “La Nieve Blanca”.

“No lo sé”, Digo finalmente.

“Ella podría ser un Buscador… Pero, ¿qué otra cosa podía ser?”

“¿Un Holder, quizás?”

Una amarga sonrisa se estrecha en mi rostro.

“¿No es acaso lo crucial el que los Holders sólo están allí y los mantienen?”

Él me da un suspiro en respuesta.

“Cualquiera pensaría que los Holders y los Buscadores son algo diferentes, pero realmente no lo son. Los Holders son sólo Buscadores quienes cayeron en su adicción. Podría decirte que son casi humanos”.

Estoy en silencio por un largo rato, dándole vueltas a sus palabras. Todo lo que decía tenía sentido, y era lo que yo he llegado a darme cuenta después de recuperar mi Objeto. No hubo más filosofía sobre esto, sólo la búsqueda de respuestas. Por lo tanto, señalé el papel del Bibliotecario de mi bolsillo.

“¿Qué es esto?” pregunta, mirando curiosamente.

“Las instrucciones usadas para obtener el Péndulo. Lo obtuve del Bibliotecario”.

“¿Entonces vamos a echarle un vistazo, bueno?”

Abro el papel sobre la mesa frente a nosotros.

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier callejón o calle residencial en una metrópoli. Espera tanto como sea necesario sin moverte, y si has llegado al lugar correcto, la mujer blanca se acercará a ti. Pregúntale si es el Holder de la Liberación, y ella te responderá, antes de llevarte fuera de la calle y dentro del oscuro río.

Si no te quebrantas por el frío del agua, debe hacer tres preguntas:

“¿Por qué cae la nieve?”, “¿Por qué el río fluye?” y “¿Por qué el Péndulo oscila?”

Ella responderá cada pregunta, la última en horripilante detalle. Si permaneces estable a través de la historia, ella te dará un Péndulo. El agua desaparecerá, dejándote de vuelta en tu mundo con tu Objeto.

Por varios minutos, el silencio impregna la habitación, y Allen deja caer su cigarrillo al piso. La información de las instrucciones por completo no me sorprende. Yo ya lo había descubierto mientras iba conduciendo por aquí.

Allen, sin embargo, parece estar más conmocionado. De repente se levanta del sofá, sacando las llaves del auto en su bolsillo. Él comienza a moverse hacia la puerta, y yo me levanto rápidamente para llamarlo.

“¿A dónde vas?” Le digo. Se vuelve hacia mí con una mirada molesta en su rostro.

“¿Dónde crees? Ya es bastante malo que me esté siguiendo, ¿pero ella es el Holder? Necesito salir de aquí”.

Se dirige hacia la puerta, pero yo lo llamo una vez más.

“¡Espera!”

Él suspira y se da la vuelta otra vez, mirándome. Estoy inesperadamente ansioso. Si él se va, el Péndulo se va con él. Si se marcha, todo habrá sido en vano.

“¿No puedes dármelo? Así no tendrás que preocuparte más por ella”.

Sus ojos se entrecierran, y su mano se mueve a su bolsillo, presionando el Péndulo.

“¿Dártelo? ¿Por qué clase de Buscador me estás tomando?”

“No me refería a eso”, Presiono.

“No quieres que te siga, ¿no es así? Además, siempre puedes obtener otro Objeto”.

Él niega con la cabeza.

“No, tú no lo entiendes. No seré como esos cobardes. No importa lo mucho que ella quiera tomar de mí. No puedo rendirme ante ella, por no hablar de ti. Ante nadie. ¿Por qué crees que todavía lo tengo? Tengo que mantenerla a salvo”.

“Allen…”

Miro el bolsillo de su camisa, donde está el Péndulo. Casi puedo verlo a través de la tela. Está tan cerca… No puedo rendirme ahora.

“Sólo dámelo. Así todo esto acabará”.

Él saca un cuchillo de su bolsillo y se dirige hacia mí.

“Sobre mi cadáver”.

Yo casi no me doy cuenta de la navaja. Está muy cerca. Prácticamente puedo extender la mano y tomarlo. No hay manera de que pueda dejarlo ir ahora. Yo necesito ese Péndulo.

Recuerdo cuando estuve en la vieja habitación en la institución mental. Recuerdo las palabras que el Holder me dijo. Al mismo tiempo, escucho un susurro en mi oído. Finalmente noto el brillo de la hoja alzándose de su mano, y mi corazón saltó a mi garganta.

Me lanzo hacia él y tomo la muñeca que sostiene el cuchillo, golpeándolo contra la pared. Me grita algo, pero difícilmente lo oigo. Con mi otra mano, busco en su bolsillo, pero él tomó mi muñeca también. Sentí su patada en mi estómago, y con un gruñido de dolor, me caigo hacia atrás, directamente hacia las puertas del balcón.

Me encuentro con que las puertas no estaban muy bien montadas, ya que el impacto hace que se soltaran fuera de sus marcos y rompieran el suelo del balcón. Cuando caí, me ahogué en un grito mientras mi mano presiona hacia abajo entre el cristal roto y la nieve. Jadeando, levanto una mano ensangrentada y miro hacia abajo a los pequeños fragmentos de vidrio que salen de la palma de mi mano. De hecho, puedo sentir el vidrio perforando mi piel…

Entonces, Allen corre hacia mí desde dentro, blandiendo el cuchillo, y yo lo pateo salvajemente. Milagrosamente, cojo su pierna, y él cae por delante de mí, golpeándose contra la barandilla de hierro forjado. Yo escuche un chasquido y el crujido de una de las barras, y la barandilla se soltó un poco. Ahora es mi oportunidad.

Me pongo de pie, y haciendo caso omiso de mis heridas, agarré su muñeca de nuevo, así como su cuello, fijándolo a la barandilla. El vidrio es empujado más dentro de mis manos, pero la presiono hacia abajo para evitar que se mueva. Él gruñe y se engancha a la mano alrededor de su cuello, pero la barandilla cruje y se suelta un poco más.

“No me importa quién seas”, grita. “Nunca te lo entregaré”.

No veo ningún miedo en sus ojos mientras lo arrastro hacia atrás. Él sólo me mira desafiante, protector. Entiendo que él claramente moriría antes de darme el Objeto. Así que presioné más, prácticamente sintiendo los tornillos de la barandilla soltarse uno por uno. En el último momento posible – cuando escuché el chasquido más fuerte – lo solté y di un paso hacia atrás.

Veo a Allen Dahl caer hacia atrás sobre la barandilla rota, cinco pisos hasta el suelo.


Continúa en Posesión

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar