FANDOM


 El Burguer era de dos plantas y estaba en pleno centro de la ciudad. Había invitado a comer una hamburguesa a Olivia, pero ésta llegó tarde.

Veinte minutos tarde, para ser exactos. Juan estaba contento porque le resultaba excitante conocerla, entrar en su mente, conocer su mundo, sus fantasías, sus ideales. Desde que se curó milagrosamente todo el mundo le resultaba fascinante, incluso las personas que antes le caían mal.

Hasta se preguntaba si también las plantas y los animales eran parte de la infinita mente de Dios y quiso saber exactamente qué sentían cuando alguien les hacía daño o los cuidaba.

En ese tiempo de espera se sintió feliz porque entendía el motivo de que hubiera tantas religiones distintas, que unas dieran por sentado que nos reencarnaríamos en una vaca, mientras otras ponían el cielo en el ático de un hotel gratuito, lleno de vírgenes sedientas de sexo.

Lo que ninguna religión contaba era que también los pobres, vagabundos, los que sufrían catástrofes y aquellos que morían de forma injusta, formaba parte de la experiencia vital de Dios. 

Saber que todas las criaturas del mundo eran tan divinas como él mismo le hacía feliz, sentía un nuevo afecto por su prójimo tal que quería abrazar a todo el mundo. Quería conversar con todos y tratar de ayudarles con sus problemas. Por eso estaba entusiasmado con la cita con Olivia, quería intimar con ella todo lo que fuera necesario, quería ser su amigo ya que ese era el propósito de este mundo, que el hombre, no estuviera solo.

Cuando al fin la vio aparecer con una larga falda negra y blusa blanca, le sorprendió el cambio. Ni siquiera se había maquillado, lo que le daba un aspecto de chica normal. Estaba más guapa, aunque tardó unos segundos en darse cuenta de que era porque ni llevaba gafas ni las horribles coletas que llevaba casi siempre.

Tenía el pelo suelto y éste le caía en cascada sobre los hombros. Era castaño y brillaba bastante. Su ojos eran marrones y un poco pequeños, sus labios, que aún no tenían forma, parecían los de una niña. Estaba sorprendido por el cambio y al verla se acercó y le dio dos besos en las mejillas. 

Entraron en el Burguer y pidieron una hamburguesa doble con patatas. Cuando se quedaron uno frente a la otra comenzaron a comer sin decir nada. Ella estaba muy nerviosa y él tenía hambre. Cuando había comido media hamburguesa decidió comenzar a hablar.

- Así que tienes una enfermedad mortal - dijo ella, cortándole.

- Ya no - respondió él -. Los médicos se habían equivocado.

- Ah... - ella no dijo nada más.

- ¿Por qué... vistes con esa ropa tan oscura que llevas otros días?
Ella siguió comiendo, pero masticó más despacio su comida.

- ¿Por qué tú vistes así? - contestó.

- ¿Cómo visto yo? - replicó él -. Es ropa normal.

- Es lo que te gusta, ¿no? - dijo ella.

- Bueno sí...

- Por eso.

Dicho eso siguió masticando su hamburguesa con algo de desgana. Juan la miraba mientras asentía y aceptaba que su forma de vestir era una decisión propia porque a ella le gustaba. El por qué le gustaba era un misterio que nunca podría resolver.

Aunque eso le hizo deducir que si ahora vestía tan formal era porque suponía que a él le gustaría más. Era obvio que él le gustaba y saberlo le hacía sentir incómodo.

- ¿Llevas mucho tiempo siendo amiga de Susana y Sara? - preguntó él, algo nervioso porque temía haber metido la pata con la pregunta anterior.

- ¿Seguimos con el juego de las preguntas? - respondió ella, sonriente.

- No, solo quiero conversar.

- Pues cuentame algo de ti - replicó ella, con la boca llena.

- ¿Qué quieres que te cuente? Pregúntame algo.

- Bueno, cuéntame más de Verónica. ¿Cómo es? ¿Da miedo?

- Es... viste como una chica de instituto, falda oscura hasta las rodillas, camisa con cuello, jersey oscuro. Tiene el pelo largo y negro y su cara es muy bonita, es delgada y bueno... no sé qué más contarte. Ah, lo que más llama la atención son sus ojos azules cobalto. Son fascinantes pero cuando te mira da miedo, sientes que te resulta imposible dejar de mirarla. Además tienen expresión triste y cuando parece que ve tu destino y asusta porque parece que lo ve muy negro. Es aterradora cuando te coge del brazo y te arrastra sin remedio a donde ella quiere. Pero en el fondo es una víctima de... del destino.

- Hablas de ella como si te gustara - dijo Olivia fastidiada.

Juan sonrió, no sabía qué decir a eso. Claro que le gustaba, quería volver a verla, volver a intentar convencerla de que dejara que la luz entrara en su corazón, pero también sabía que seguramente nunca más la vería.

Al menos hasta que estuviera a punto de morir y eso ya no tenía por qué pasar en mucho tiempo porque su corazón estaba fuerte como un toro.

- Yo también he tenido un amigo fantasma - reconoció ella, con timidez.

- ¿En serio? - respondió Juan.

- No lo veo hace años, pero creo que nunca he tenido un amigo tan bueno como él. Me sentía muy bien a su lado, son recuerdos bonitos. Incluso me dijo que algún día me casaría con él. Qué tontería, ¿no? Casarme con una especie de ángel.

- ¿Y ya no lo ves?

- Bueno, ahora tengo amigas de carne y hueso. He dejado atrás los amigos invisibles - miró hacia arriba, avergonzada -. De hecho eres la primera persona a la que se lo cuento y no sé por qué.

- Me alegro de que confíes en mí - dijo él, orgulloso de sí mismo -. Tu secreto está a salvo conmigo.

Epílogo

Pasaron los años y la amistad floreciente entre Juan y Olivia se fortaleció a medida que crecían. Los años acentuaron los atributos de mujer de ella y Juan no lo pasó por alto. Lo que en un principio eran citas entre amigos en donde él sabía que ella le adoraba, se transformó en todo lo contrario ya que ella dejó de mostrar tanto interés por verle.

Llegaron a fin de curso, el último año del instituto, cuando se tendrían que despedir para siempre. 

Juan se iba a declarar con mucho miedo pensando que no aceptaría, y merecidamente, después de tanto tiempo ignorandola. Seguramente ahora podía elegir novios a pares.

Quedaron en la misma hamburguesería que el primer día y las cosas habían cambiado mucho desde entonces. Juan solo podía pensar en Olivia y ella había dejado de ser una niña sin formas y se había transformado en una preciosa jovencita que atraía las miradas de todos.

Además ella había dejado atrás su fase oscura y ahora vestía más formal aunque se había colocado un piercing en la ceja derecha, lo que acentuaba aún más sus bonitos rasgos faciales.

- ¿Por qué querías quedar en este sitio? - Le preguntó ella.

- Bueno, crei que sería un detalle volver a vernos en el primer lugar donde estuvimos a solas.

- Es verdad - dijo ella -. Casi ni lo recordaba.

- Quería que fuera aquí porque, bueno, tú no lo recordarás pero hace un par de años tú aún eras una niña y creía que estabas interesada en mí, y yo tenía muchos pájaros en la cabeza y ni siquiera me lo planteaba en serio.

- ¿Plantearte qué?

- Salir contigo.

- Ya salimos, quedamos de vez en cuando - dijo ella, extrañada.

- Me refiero como pareja... - Juan se puso colorado al decir eso y no se atrevió a mirarla a los ojos.
Ella le miró intensamente y sonrió.

- ¿Ahora sí te lo planteas? No recuerdo haberte dicho nunca que me gustabas.

Juan la miró sorprendido.

- Bueno, nunca lo dijiste, pero era obvio.

- No es cierto.

Aquello le sentó como un jarro de agua fría a Juan. 

- ¿No es cierto?... ¿"Qué" no es cierto? que te gustara o que fuera obvio - balbuceó, visiblemente nervioso.

- Las dos cosas.

- Oh vaya... - el chico se rascó la nuca.

- Y tú, ahora que te lo has planteado, ¿has decidido que te gusto? - preguntó ella con una mirada pícara.

- Eso he dicho antes, sí - reconoció Juan, tímidamente.

- Bueno, tú nunca me has gustado porque... bueno - ella titubeo, lo que le dio esperanzas a Juan -. En realidad he sentido mucho más que eso por ti.

- ¿En serio?

- Sabía que algún día estaríamos juntos - dijo ella, algo ruborizada.

- ¿Cómo podías saberlo? - replicó él, recordando que hasta ese último año jamás la había mirado como a una mujer.

- ¿Recuerdas ese amigo invisible que tuve en la infancia?

- Emmm... -

Juan lo recordaba sin problemas pero había prometido no contárselo a nadie y debía fingir que casi lo había olvidado. No era fácil olvidar al tipo que iba a ser su futuro marido. Desde hacía meses le atormentaba saber que ella conocía a ese chico y que por esa razón nunca le aceptaría a él

-... Sí, creo que sí... dijiste que te había dicho que algún día te casarías con él.

- Ese mismo - reconoció ella.

- ¿Qué pasa con él? ¿Te dijo algo de mí?

- Bueno, esa es la cuestión. Ese chico eras tú.

Verónica contempló toda aquella conversación con una expresión sombría, ¿de qué rayos estaba hablando esa loca? ¿Cómo podía ser él? Y lo que le parecía más escandaloso, ¿cómo podía ser cierto? Tenía poder para ver el futuro de la gente y sabía que Olivia tenía razón, ellos dos serían felices, se casarían y después de una vida en la que ambos serían fieles, tendrían hijos, nietos y morirían mayores.

Sentía envidia por ellos aunque no una envidia destructiva sino sana. Se alegraba por Juan y en cierto modo lamentaba que nunca más pudiera cruzarse en su camino.

Lla última conversación que tuvo con él la hizo llorar, cosa que no había hecho desde... que estaba viva y era dueña de su propia alma. De algún modo algo había cambiado en ella tras su despedida. Lo que antes era un interior muerto y sin esperanza se había convertido en un volcán luchando por explotar.

¿Qué quería decir con que todo importa?

¿Cómo podría nunca olvidar lo que le hizo a Pedro?

¿Cómo podría perdonárselo nunca?

Aunque sabía que era imposible, sentía que de algún modo podría ser aunque no sabía cómo. Aquellas preguntas la atormentaban cada instante y por ello buscaba alivio, contemplando la vida de Juan.

Quería ser mera espectadora y ver si de verdad había encontrado el camino hacia Dios. No pretendía meterse más en su vida...
Hasta que escuchó algo que no podía dejar pasar..."Ese chico eras tú". ¿Cómo podía ser él si ni siquiera sabía que Olivia existía cuando eso sucedió?

No podían ser viajes astrales que hiciera él (ya que ni siquiera él sabía lo que era eso, en aquel tiempo), tampoco le hubiera dicho que se casaría con él dado que no le interesaba en absoluto, y tampoco parecía lógico que fuera una locura de infancia de ella dado que se cumplió lo que profetizó y lo más extraño era que Olivia había reconocido el rostro de Juan.

Probablemente ella ni siquiera le había visto nunca cuando veía sus apariciones.

- Tengo que ver eso con mis propios ojos.

Verónica se concentró en aquel tiempo y usó su poder para viajar al pasado.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar