FANDOM


Las personas que vayan a leer esto tienen que creerme; les juro que esto pasó, me pasó hace aproximadamente 3 meses dentro de mi propia casa. En fin, la historia sucedió así:

Eran vacaciones de diciembre. Mis padres estaban trabajando y yo me quedaba dormido con mi hermana de 18 años hasta que el sol o la hora nos despertaban. Era una rutina, todos los años pasa lo mismo y la verdad no es nada molesto. Mi hermana y yo dormimos en una misma habitación y tenemos una cama canguro (no la confundan con una litera); hay una gran ventana que deja entrar mucha luz y la puerta deja entrar aún más, así que la noche anterior optamos por cerrar la puerta.

Como de costumbre mis padres se fueron a trabajar a las 7:00 A.M. y nosotros nos quedamos dormidos.

-¡Oye, despierta! Tengo mucho miedo, hay alguien en la casa-murmuró mi hermana en mi oído aproximadamente a las 9:00 A.M.

-¡No molestes!

-Es el viento, ¿qué se yo? ¡Duérmete!-contesté furioso.

-¡Es en serio!, solo escucha- Estuve unos dos minutos esperando oír golpes o pasos, pero solo escuchaba el silencio de la mañana. Estuve a punto de reír acerca de la acusaciones de mi hermana cuando escuché un fuerte ruido similar al que hace una puerta al cerrarse bruscamente.

-Es la puerta del frente, ¡te lo dije!

-No puede ser, nuestros papás no se habrán ido todavía- le respondí.

Mi hermana se veía muy nerviosa; por mi parte, no soy muy valiente, pero todavía no tenía miedo.

En ese momento se escucharon pasos. Para ese momento empecé a asustarme un poco, pero seguía atento al ruido que lograba escuchar. Eran pasos lentos y pesados, como si una persona agotada subiera unas escaleras.

-Van a entrar aquí y nos van a matar-susurró mi hermana

-¡Cállate!-le respondí y me acerqué a ella.

Esperamos 5 segundos. Salté de mi cama y me agaché para ver por la rendija debajo de la puerta. Logré ver 2 pies justo donde las escaleras terminaba, y empezaron a avanzar hacia el cuarto de mis padres. Cerraron la puerta lentamente y el silencio envolvió mi casa de nuevo.

Mi hermana estaba muy alterada. Yo tenía demasiado miedo, pero estaba tranquilo, nunca es bueno perder el control. La puerta del cuarto de mis padres (que está en frente de la de mi cuarto) se abría lentamente cada 8 minutos aproximadamente, como si alguien dentro del cuarto la abriera para revisar que nadie llegara y luego la volvía a cerrar, pero no completamente.

Después de aproximadamente 1 hora, pasó lo siguiente:

-Seguro son ladrones- sugirió mi hermana.

-No son, no escucho cajones cayendo ni vidrios rotos- le respondí.

-¿Un fantasma? ¿Duendes?- preguntó ella.

-Es lo más seguro- respondí sin desearlo. Ahora, realmente lo que me alteró fue que lo que estaba en mi casa fuese un ente sobrenatural. No me preocupaban mucho los ladrones, pues siempre he creído que se puede negociar con ellos, pero, ¿cómo haces eso con un muerto?

Además mientras estuvimos encerrados, el teléfono sonó una vez, ¿Quién era? En la pantalla solo aparecía un “0″. Otra hora pasó nosotros inmóviles literalmente por el miedo. Tenemos un perro, y es costumbre del animal ladrar a cualquier cosa que se acerque a la casa. Pero este especial día el perro no había ladrado una sola vez. Pensamos que probablemente estaba muerto, algo que realmente nos entristecía.

Durante esos días, mi abuelo acostumbraba a ir por nosotros, pero no lo hacía todos los días. Para ese momento creíamos que él era la única esperanza, pero no llegó hasta las 11 A.M., cuando llegó e hizo sonar el claxon.

-¡Tenemos que salir ya!- le dije a mi hermana.

-¡NO! ¡NO! ¡NO, por favor! Nos van a matar.

-¡Deja de pensar así!- le dije.

No le di tiempo de pensar y la jalé hacia la puerta.

-A las tres, ¡vas a correr!-le ordené.

Conté hasta tres y rápidamente giré la perilla, mi hermana salió disparada y yo detrás de ella.

Bajamos rápido las escaleras y salimos al porche. Vi a mi perro en el patio y me alegré muchísimo. Mi abuelo ya se estaba preparando para arrancar, pero se detuvo al ver que estábamos muy alterados. Le contamos la situación y dijo:

-Vamos para arriba, trae al perro- dijo mi abuelo.

Mi perro iba adelante, después mi abuelo y al final yo. Entramos al cuarto de mis papás y todo estaba en orden. No había ventanas ni barrotes forzados ni nada fuera de orden… Todo normal.

Cabe mencionar que unos días antes de este suceso, encontrábamos limones podridos en mi casa, incluso una salamandra negra con la espalda azul. Probablemente pienses que no tienen nada que ver una cosa con la otra, pero tal vez sí… Eso tú lo decides.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar