FANDOM


Antonio era un hombre de unos treinta años, tenía su trabajo seguro, amores que habían pasado por su vida, pero nadie en especial por el momento.

Adoraba sus pasatiempos al aire libre y sus paseos en bicicleta. Sin familiares cercanos porque sus padres habían fallecido y era hijo único. El sabía de la existencia de un tío, entonces pensaba entre sí, que ya a esta altura sería un viejo avaro y cascarrabias, desde las últimas noticias que había tenido, siempre vivió solo en su vieja casa con sus tantos años como él o más.

Una mañana despertaba con el pelo enmarañado y sus ojos tan pegados que no podía abrirlos mientras golpeaban la puerta, tratando de llegar otra vez, de un grito seco avisa:

…¡Ya voy!…

Había llegado el cartero con la correspondencia informándole que su tío había fallecido, sin ningún otro pariente cercano, él tendría el honor de heredar sus pertenencias.

Llegado el día, se puso en viaje a la que sería ahora su nueva casa, contento, ya no tendría que pagar alquileres cada mes.

Se puso a recorrer las habitaciones y sin darse cuenta se pasó toda la tarde, en un momento se dirigió al sótano, sólo ahí le faltaba…

Hurgando había encontrado varias cosas interesantes, entre ellas un cuadro, era un retrato de su tío, que le llamó la atención, estaba muy escondido, pero con una mirada que le atajó desde el primer momento.

Le sacó un poco las telarañas y lo despolvó, estaba cansado, lo colocó en una mesa que ahí mismo se situaba.

Decidió irse a dormir ya que el sueño le surgía, ya conciliado hace no más de cinco minutos, su cuerpo comenzó a temblar, traspiraba, deliraba entre sueños, era como si quería despertarse, y no podía, sólo se le presentaba aquella mirada… la del cuadro.

A la mañana siguiente, despertó un tanto atormentado, como si no hubiese descansado, se sentía agotado, pensó que el día de ayer había sido muy largo.

Tomó una ducha, un ligero desayuno, ya no tenía ganas de dar esos paseos en bicicleta como le gustaba tanto en las mañanas, sólo quiso quedarse todo el día en la casa acomodando, una de las primeras cosas que hizo fue colgar el cuadro, justo arriba en la cabecera de su cama.

Pasada una semana y los sueños le sucedían una y otra vez, la mirada del cuadro se hacía penetrante, inquisitiva y algo siniestra. Su aspecto había cambiado, se había vuelto un poco ermitaño y quejoso, sentía como si los días eran uno y no trascurrían, sólo un veneno por sus venas un sabor a maldad, una posesión en su cuerpo que desfiguraba su alma.

Una tremenda fuerza que lo absorbía cada vez más…

Después de un mes, un amigo de Antonio decidió ir a visitarlo, ya que no tenía noticias de él. Tocó la puerta… Nadie salió y entró llamándolo:

¡Antonio…!

Nadie le contestaba… escuchó algo, desde la habitación una voz frágil y que se quebraba llegó hasta allí y con una sed inexplicable de maldad, Antonio tomó por detrás a su amigo, degollándolo en el acto.

El cuadro en su mismo lugar… los siniestros ojos cobran día a día más vida…Antonio continúa en la casa con una posesión inexplicable, desparramando sangre de cuanta persona cruce su puerta…

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar