FANDOM


Esto le sucedió a una niña y a su hermano. La niña era muy inocente, por lo cual tenia mucho miedo de los sucesos paranormales. Tanto así que, si el hermano se atrevía a contarle una historia sobre fantasmas, la niña no podía dormir por lo menos 1 noche.

El hermano, para divertirse y para quitarle los miedos, le contaba este tipo de historias muy seguido, casi siempre inventadas. Un día, la niña vio a su hermano haciendo algo en su habitación —la de la niña —. Ella no sabía qué estaba haciendo el allí, pero estaba decidida a averiguarlo, ya que, temía, le estuviera robando sus chocolates.

Entonces, esperó sentada en la cocina hasta que su hermano saliera de allí. La niña esperó dos minutos desde el momento en que este salió de la habitación y entró a investigar. Cuando fue a revisar si sus chocolates seguían en su lugar, observó que sí estaban. O, al menos la caja, ya que no revisó dentro.

La noche de ese mismo día, la niña, antes de irse a dormir, decidió compartir sus chocolates con su hermano, por lo cual, fue a buscar uno, pero, cuando abrió la caja, se asustó tanto que quedó paralizada por, al menos, 2 minutos. Su inmaduro hermano había dejado una tarántula dentro de esta y se había comido todos sus chocolates. Luego de recuperarse del susto, salió de su habitación gritando y llorando: «¿Por qué hiciste eso?», »¿Qué te hice yo?», «Hermano, ¿Por qué te comiste mis chocolates y dejaste a ese horrible bicho dentro de la caja?». Entró en la habitación del hermano y, notó, este estaba durmiendo. Entonces, le golpeó su cara, y este se despertó de un salto. Cuando la vio en ese estado, no recordó lo de la tarántula. Por lo cual, le preguntó qué había sucedido.

Tú sabes bien qué me sucedió —Le contestó —¿Por qué lo hiciste?

En ese momento, el hermano lo recordó y estalló de la risa. Al terminar de reír, le pidió perdón a su hermanita, pero esta no quería verlo. Tanto era su enojo que, cuando él se le acercó, levantó un cuchillo atenta, para, cuando el cuerpo de su hermano esté a su alcance, poder clavárselo justo en el pecho. El hermano de la niña se asustó tanto que decidió solo pedirle perdón y retirarse a dormir nuevamente.

Esa noche, la niñita no pudo dormir. Durante el día, tenía que hacer demasiadas cosas. Por lo cual, tampoco durmió. En la noche, ella seguía aterrorizada y no pudo dormir. Estaba muy cansada, pero, cuando se iba a dormir, se imaginaba lo peor, empezaba a recordar todas las historias que le contó el hermano y no lograba conciliar el sueño, A la mañana siguiente, los padres llegaron a la fiesta a la que habían asistido y la encontraron quieta con los ojos abiertos y pálida tendida en su cama. La niña había muerto traumatizada por su propia mente.

Luego de este acontecimiento,el niño contó que, todas las noches, sentía puntazos en el pecho como si le estuvieran clavando un cuchillo, pero tanto él, como sus padres lo relacionaban con alguna enfermedad o con simples puntadas. Estos últimos lo llevaron al hospital más cercano, para que revisaran su estado de salud y para saber qué era eso que él sentía. El medico explicó que el chico estaba en perfecto estado de salud y no atribuía esa sensación a algo físico, sino más bien a algo mental. Por lo cual, lo llevaron a un psicólogo, quien, al hablar con el chico, se dio cuenta que este se sentía responsable por la muerte de su hermanita y, probablemente, se imaginaba a su hermanita clavándole el cuchillo con el que lo amenazó. Le explicó varias formas de eliminar esa sensación. El chico las aprendió una por una y, en la noche, las intentó en vano, pero continuaba sintiendo el dolor.

Un día, arreglándose en el espejo, vio a su hermanita detrás de él a punto de clavarle el cuchillo que llevaba en su mano en la espalda. La niñita estaba llorando y balbuceaba algo. Rápidamente, se dio vuelta, pero no había nada. Cuando volvió a ver el espejo, la niñita ya le había clavado el cuchillo. En ese momento, sintió el dolor profundo del cuchillazo, y, cuando miro su espalda, notó, estaba sangrando con una herida de mas de 10 cm. Después de esto no volvió a mirarse al espejo nunca mas, pero le era inevitable ver a su hermana clavándole el cuchillo en diferentes lugares cada vez que pasaba frente a un espejo. Por lo cual, decidieron tirar todos los espejos.

La niña del espejo
Finalmente, un día, tendido en su cama, el chico vio a su hermana en el reflejo de la ventana. Estaba sentada en su estomago. Le dio tanto miedo que quedó paralizado y vio como la hermana lo mataba de un cuchillazo en el corazón. Lo extraño es que esta vez no lo lastimo, ni murió, ya que él estaba sufriendo, y eso era lo que ella quería. Ella no deseaba matarlo para que continuara atormentando en el otro mundo. Desde ese día, el chico está internado diciendo que su hermanita quiere hacerlo sufrir.

Según parece, desde ese momento, aquella niñita ha aparecido en espejos de múltiples hermanos y hermanas mayores que hacían sufrir a sus hermanos pequeños y les ha dado una lección con su cuchillo. Actualmente, se han registrado 132 casos de chicos y chicas que están en diferentes psiquiátricos diciendo que una niñita los apuñala cuando se ven al espejo.

El espíritu de la niña sigue buscando venganza protegiendo a los más débiles. Por eso, te recomiendo, antes de hacer sufrir a un pequeño, recuerda esta historia, ya que, si no la recuerdas, tendrás que prepararte para un sufrimiento de por vida y olvídarte de tu reflejo.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar