FANDOM


Y tú ¿qué harías por amor?


Día 1

Los cascos de Agro suenan al contacto con las piedras del arcaico y antiguo puente, he llegado. La tierra maldita se extiende ante mis ojos y un imponente templo me abre sus puertas... este lugar despide un aroma muy peculiar, el silencio predomina. He depositado su cuerpo sobre aquel pedestal. Ella es tan hermosa, aún ahora sus tiernos labios parecieran expulsar aquellas palabras que tanto extraño, sé que no lo harán... Pero eso cambiará, por eso estoy aquí, por eso vine a este lugar prohibido. El ente incorpóreo ha sido claro: Debo destruir a esos 16 ídolos si quiero que ella vuelva a la vida.

Día 3
Dentro de la niebla, un pabellón gigante se eleva a los cielos. La ira del gigante dormido rompe la tierra.

Ahora entiendo esas palabras, es un poco molesto escuchar los acertijos que Él plantea, pero si quiero seguir con vida debo descifrarlos con rapidez. Aquella bestia era temible, su forma era humanoide y de unos de sus brazos surgía un enorme bloque de piedra del tamaño de un edificio, asemejando así, a una espada. Era enorme como el resto, pero algo especial noté en él, sus ojos pétreos refulgían con un odio ancestral. Tengo un mal presentimiento, desde que regresé al templo siento mi cuerpo más vigoroso, más fuerte y resistente, sin embargo también lo siento menos mío. De cualquier forma aquella mole ya no es más que escombros, he tenido suerte.

Tres sombras se escabullen por los rincones del templo, juguetonas, miedosas y burlonas. Me causa cierta gracia su actitud, hacen todo lo posible por huir de mi vista, me gusta pensar que son las almas de los colosos caídos que me harán pagar por todo esto tarde o temprano.

Día 9
En el lugar de la tierra ennegrecida, donde los árboles no crecen. Se duerme un lecho de lago seco. Un rudo despertar.

La tierra se estremeció, pequeños temblores rodearon todo el lugar. En verdad su figura era intimidante, una especie de tortuga prehistórica se irguió orgullosa sobre la desolada tierra. Agro temblaba, el escenario era poco esperanzador, por un lado esa enorme tortuga con aliento de trueno y por el otro, esos enormes cráteres por los que agua hirviendo salía propulsada hacia el cielo, yo también estaba temblando.

Una estocada final y certera en el centro de su cabeza, el coloso se desploma. La tierra cimbra y el valle parece recobrar un poco de su antigua vida robada. No me ha dado tiempo siquiera de tomar un descanso, nuevamente caí inconsciente ante esa sensación de abandono que inunda mi cuerpo. Extrañas voces invaden mi cabeza, voces espectrales que se comunican con dificultad, no estoy solo.

Día 13
Las tierras vastas del desierto. Una pista gigante se desplaza en el cielo, tú no estarás sólo.

Cuanta nostalgia se percibía en esa mirada y esos movimientos tan ligeros y solitarios. Apunté arco y flecha hacia esas extrañas bolsas repartidas por su cuerpo, el gigante manso emprendió el descenso de forma elegante y quedo volando a ras de suelo. Aproveché para montarme en Agro, me acerqué lo suficiente y, mientras Agro aún estaba en movimiento, salté y me aferré a una protuberancia en el cuerpo de aquel gigante, él alzó el vuelo magnífico, de nueva cuenta.

La espada se hundió por completo al mismo tiempo que un crujido se perdía en el aire. Un gemido fortísimo, impregnó las arenas desérticas con su tono agudo y resignado. Mi espada interrumpió el vuelo de aquella serpiente celeste que ahora se precipitaba lentamente hacia esas imperturbables tierras eónicas... conmigo sobre sus espaldas.

Día 15
Un gigante que ha caído en el valle. Actúa como un centinela de una ciudad destruida.

No he muerto por esa enorme caída, no me sorprende. He dejado de sentir muchas cosas, ya no hay dolor, incluso el feo sabor de las lagartijas ahora me es imperceptible. Acaricio a Agro con nostalgia, tampoco siento su brillante pelaje en las palmas de mis manos. Solo el amor perdura, no me importa desaparecer, quiero que ella viva.

Él me ha prevenido sobre algo: Un grupo de personas se dirige hacia acá a paso veloz. Al parecer Lord Emon se ha dado cuenta de que la reliquia no está y viene a detenerme, ¿cómo fue tan tonto? En verdad creyó que mi curiosidad era inocente. Debo apresurarme, ya falta poco, no permitiré que trunquen mi objetivo.

La ciudad fantasma se alza imponente frente a mí y a lo lejos, una sombra vigilante se posa desafiante y altiva sobre una enorme y ancestral torre. El coloso me espera. Enorme y fiero me mira con desdén, no soy una amenaza para él. Escabulléndome entre las paredes viejas logro llegar a un punto alto. Él me busca, desde la altura lo asalto, mi espada cae como rayo sobre su cabeza. El no se inmuta, no muestra dolor, no muestra nada... se parece tanto a mí. Su cuerpo cae bruscamente en el centro de la ciudad. El centinela ha caído.

Día 16

Las voces cada vez son más nítidas, me hablan en un lenguaje extraño, nunca lo había escuchado y aunque no lo comprendo siento que lo conozco de mucho tiempo atrás. Las sombras ya no se esconden, me siguen como peregrinos en una marcha fúnebre. Mi cuerpo ya no es mío, solo mi voluntad. Ya nada importa sé que éste será el final, ella vivirá lo sé, ella lo es todo.

Las puertas se abren con un pequeño rayo de sol que las baña tenuemente, un halo siniestro es liberado y se expande por toda la tierra prohibida, a su paso deja un silencio inescrutable. Monto a lomos de Agro y emprendo la marcha hacia la jornada final. Una lágrima sorprende mis mejillas, desde el fondo de mi ser algo duele de forma tenue: Agro ha sacrificado su vida para que mi objetivo se cumpla, ha caído al vacío y me ha empujado para mantenerme a salvo. Tu muerte no será en vano, te lo prometo, Agro.

Estoy llegando a la cima de esta maldita torre, el clima es despiadado: grandes gotas impactan con fuerza sobre el suelo, atronadores relámpagos castigan sin piedad el ambiente. De pronto lo veo, en la cima está: Es enorme, mucho más grande que el resto, el coloso final. Tiene la apariencia de un demonio antiguo y su aura refleja un mal antiquísimo, sus ojos se han posado sobre mí y no deja que me acerque, sus manos lanzan centellas que convierten en cenizas lo que tocan. Varios subterfugios han sido dispuestos sobre el terreno y, para mi suerte, algunos están conectados entre si.

Con dificultades subo por su enorme cuerpo, él hace lo posible por impedir mi ascenso, mi voluntad es fuerte, es más grande que él... La espada se incrusta directamente en su frente, sus ojos se apagan, su cuerpo cede y sin embargo permanece erguido, imponente pero sin vida: un mal soberbio. Mi cuerpo se fractura, la sensación es insoportable, mi alma no solo está siendo desplazada, la están consumiendo... Espero que Él cumpla su palabra y ella tenga una segunda oportunidad, aunque no sea junto a mí.


Perseguimos a Wander durante días, sin embargo nuestros esfuerzos fueron en vano, el ritual estaba completo y la posesión era total, varios hombres perdieron la vida ¡maldita sea! si tan solo nos hubiéramos percatado antes de que la reliquia había sido robada todo esto habría terminado de mejor forma. La única conexión con aquellas tierras malditas ha sido destruida, tal parece que ese demonio Dormin decidió excluirse, eso será lo mejor.

Si el alma de Wander ha sobrevivido, espero que encuentre una forma de reparar sus actos. Aunque no hay mucho que pueda reprochársele, las cosas que se hacen por amor ¿quién puede juzgarlas como buenas o malas, correctas o incorrectas?

Emon

SotCPasta

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar