FANDOM


Muerto que vuelve a la vida

CAPÍTULO 4º


CUANDO LOS MUERTOS VUELVEN A LA VIDA


Ha pasado una hora desde que “Rat” Mallory, ante los espantados ojos de todos sus compañeros de pabellón y de varios guardias de la prisión, se quitase la vida, volándose la cabeza de un disparo con el arma del guardia John Parrish, y ahora, éste es requerido por el alcaide Brenneman, para que le cuente su versión de los hechos y para redactar el consecuente informe disciplinario.

El cadáver del difunto ya ha sido llevado a la enfermería de Saint Martin, y reposa allí, en espera de la llegada del forense.

Los guardias Samuel Lee y Hutchinson Donner, los encargados de llevar el cuerpo sin vida de Mallory hasta la enfermería, no han dejado de notar como si algo abyecto y sumamente maligno parece haberse apoderado de la prisión y flotar en el ambiente de la oscura enfermería.

-¿Has notado eso, Hutch?

-No he notado nada. Sólo sé que este sitio me pone la piel de gallina.

-¿Por qué crees que lo hizo?

-¿Quién, Mallory? 

-Sí. ¿Por qué crees que se ha volado la cabeza?

-No lo sé, nunca me pareció de ese tipo de personas. Total, sólo le quedaban tres meses para salir.

-Este lugar es un mal lugar.

Al día siguiente, en el pequeño cementerio de Rock Bridge, Clovis Parker, enterrador y encargado de la limpieza y el cuidado de las tumbas, hace su recorrido matutino mientras tararea una vieja canción que hace algunos días escuchó en su radio. 

Nunca ha sido un hombre supersticioso, pero algo en el ambiente le dice que ese no va a ser un buen día…

Anochece, y en la celda número 534 del penal de Saint Martin, un preocupado y asustado Norman Niedelman charla con Frank Hanrahan, sacerdote de la prisión.

-Le digo, Padre, que algo malo está a punto de ocurrir aquí en Saint Martin. El suicidio de Mallory sólo fue el principio.

-¿Qué te hace pensar eso, Norman?

-Leyó lo que le dejé. Ahí está todo lo que debe saber.

-Vamos, Norman. ¿Pretendes que crea que hace más de siglo y medio vendiste tu alma al Diablo a cambio de la vida eterna?

-No lo crea si no quiere. Pero hágame caso en esto –Niedelman, más que pedir, suplica al joven sacerdote-. Hay un pequeño pueblo que puede sufrir mucho estos días que se aproximan. Tenemos que evitarlo a toda costa.

-Hablas de Rock Bridge, ¿verdad?

-Sí. Si no hacemos algo, puede que todo el pueblo esté condenado.

-Pero… ¿Qué podemos hacer?

-Aún no lo sé.

-Bien, cuando se te ocurra algo, házmelo saber 

–Hanrahan se dispone a salir de la celda, cuando Niedelman le pide una última cosa…

-Por favor, Padre. Pida que hagan vigilar el cadáver de Mallory. Esto no ha hecho más que empezar.

Al día siguiente, en Rock Bridge, un visiblemente alterado Clovis Parker se persona en la oficina del Sheriff Travis.

-¿Qué pasa, Clovis, por fin has visto algún fantasma? –Se burla uno de los ayudantes del Sheriff, al ver al hombre tartamudear por intentar explicar lo que ha visto en el cementerio.

-Chicos, dejadle hablar –Nick Travis, por su parte, no se toma a broma al viejo sepulturero, y lo invita a sentarse y a calmarse.

-E-en el c-cementerio. U-una t-tumba abierta, S-Sheriff… -Cuando por fin logra hablar, lo hace de forma atropellada y casi ininteligible. 

-Para un poco, Clovis –pero el Sheriff ha entendido lo suficiente para comprender que el miedo del viejo enterrador no es infundado-. ¿Qué tumba es la que estaba abierta?

-Habrá sido algún mocoso, Sheriff –replica el mismo agente que momentos antes se burlase del sepulturero.

-Colton, por favor –Nick Travis clava una mirada fulminante en su ayudante, y luego se vuelve de nuevo hacia el viejo-. Di, clovis. ¿Qué tumba es la que estaba abierta?

-L-la de Madeleine J-Jarvis, Sheriff –y justo después de decir esto, el anciano se echa a llorar sin consuelo, y a balbucear-: ¡Y-yo la enterré hace ocho años, S-Sheriff! ¿Q-quién ha p-podido hacer una cosa así, eh, quién? ¿No-no sufrieron ya bastante sus padres?

Nick Travis no sabe qué decir, y todo lo que le viene a la mente es un nombre… Jebediah Kobbs.

A cierta distancia de esta conversación, en la enfermería de Saint Martin, los guardias Lee y Donner bromean y charlan animadamente, mientras esperan la llegada del forense y vigilan el cadáver de “Rat” Mallory.

En su celda del quinto pabellón, Norman Niedelman, lanza un angustioso grito, que hace acudir a varios carceleros.

Y, de nuevo en Rock Bridge, Stwart y Laura Jarvis contemplan, horrorizados, como su hija, fallecida hace ocho años, extiende sus manos y les sonríe en una horrible mueca, y les invita a unirse a ella.

Y en la enfermería de la prisión, ante los aterrados ojos de los dos guardias, el cadáver del joven ratero, comienza a moverse poco a poco, retirando la sábana que lo cubre, hasta tirarla al suelo…

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar