FANDOM


Jake no tenía amor por los gatos. Especialmente por el de su casa.

Por supuesto, no era explícitamente su gato. Era el gato de su compañero de cuarto: un animal callejero de pelaje blanco y negro que había adoptado hacía alguno años. Pero como su compañero de cuarto estaba ausente por unas semanas, el gato era responsabilidad de Jake.

Cada día, él le daba de comer, cambiaba el agua y limpiaba su caja de arena (con mucha más frecuencia que su compañero de habitación). Pequeñas adiciones a su rutina diaria que en realidad no requieren mucho esfuerzo. El verdadero esfuerzo llegó con la noche, cuando el gato se quedaba solo.

Sucedió casi como un reloj. Alrededor de las 3am, oía del exterior de puerta de su dormitorio...

Mee-yow... Mee-Yow... Mee-YOW...

Este quejumbroso grito o maullido crecía más insistente cuanto más tiempo se ignoraba. De vez en cuando, era interrumpido por el sonido de un arañazo en la puerta suplicante.

Sritch-scritch.

Sus pequeñas garras raspando a lo largo del borde inferior de la puerta. Jake era alérgico a los gatos y prefirió mantener la puerta de su habitación cerrada, pero para cuando los chillidos se volvían insoportables, abrió la puerta un poco, solo lo suficiente para permitirle pasar la nariz a través. Veía esos ojos brillando en color verde en la oscuridad justo antes de que ella saltara arriba de la cama y se acurrucarse junto a él. Esta protuberancia ronroneó cuando pasó sus manos por su pelaje.

Cuando Jake se levantaba, estornudando o cubierto de ronchas, ninguna cantidad de antihistamínicos de venta libre parecía moderar las consecuencias, pero a menudo era mejor que oírla llorar toda la noche. Y así fue como este, noche tras noche, semana tras semana, pasó por la misma situación, hasta que una mañana el gato simplemente desapareció.

Jake abrió una lata de comida para gatos, suponiendo que el sonido podría servir como su señal de Pavlov para que saliera de su escondite, pero no hubo respuesta. Encogiéndose de hombros, él cambió de agua, limpió la caja de arena y se dirigió a trabajar.

Cuando regresó esa noche, no había ni rastro de ella. Su comida, agua y caja de arena se mantuvieron intactos. Un poco más alarmado (pero no demasiado porque entendía que los gatos podía ser completos imbéciles a veces) se asomó por el pequeño apartamento. No había muchos lugares a los que podría esconderse y, sin embargo, el animal se las arregló para encontrar la manera de desaparecer completamente durante largas horas. No había ni rastro de ella.

¿Qué iba a decirle a su compañero de cuarto cuando regresara?

Esa noche sufrió insomnio mientras seguía a la espera de oír los gritos lastimeros y suplicantes, al arañar fuera la puerta de su dormitorio. Pero todo fue silencio.

A la mañana siguiente, cambió los alimentos y el agua y se fue a trabajar. Ella tenía que salir al final, razonó.

En el trabajo, buscó en Internet para obtener asesoramiento sobre "gatos escondidos". Se enteró de que algunos gatos se esconden cuando están heridos o asustados, también a punto de morir. En algunos foros, la gente medio en broma postula que los gatos podían abrir portales a dimensiones alternas. Mientras más buscaba, más le parecía frecuente en la mayoría de los gatos a veces. Ellos desaparecen y vuelven cuando es conveniente para ellos. Trató de sacarlo de su mente.

Cuando regresó a casa esa noche, el plato de comida del gato estaba vacío. Su plato de agua estaba completamente seco. Él dejó escapar un suspiro de alivio y miró a su alrededor, expectante... Pero aún así no podía verle por ninguna parte. No se molestó en buscarla. Había perdido bastante sueño por ello, y en solo unos pocos días más, estaría el problema de su compañero de habitación de nuevo.

Esa noche, alrededor de las 3am, se despertó con el sonido familiar...

Mee-yow... Mee-YOW...

Scritch-scritch.

Im

Él afinó el oído cuando quedó en silencio de nuevo. Un pequeño acto de desafío: se negaba a abrir la puerta u satisfacer los caprichos veleidosos de la gata de su compañero de habitación por una noche miserable.

Mee-yow...

Scritch-scritch.

Meee-yowww...

Scritch-scritch.

Esta noche, sus maullidos eran casi como ruido blanco, un arrullo. Se apartó de la puerta y encontró un lugar más fresco en su almohada para apoyar la cabeza.

¡BANG! BANG! BANG!

Toda la puerta de repente se estremeció por la fuerza de golpeteo de lo que sea en el otro lado. Jake no estaba dormido ya. Se sentó y se quedó mirando la puerta de su dormitorio. Durante un tiempo, se mantuvo en silencio y comenzó a preguntarse si él acababa de imaginar...

¡BANG! BANG! BANG!

Se acercó a la puerta y la abrió... Solo un poquito. Y se retiró a su cama con anticipación sombría.

Por una pequeña eternidad, no pasó nada. Y entonces la puerta se abrió... Un par de ojos nocturnos brillaban en la oscuridad, mucho más grande que los que él estaba acostumbrado a ver. El ronroneo familiar fue reemplazado con algo que sonaba más similar a gruñidos. La criatura se puso de pie sobre escamosas patas traseras y bajó la mirada hacia él. El gato había traído algo nuevo con ella... De cualquier dimensión imposible de conocer que había visitado.

La criatura saltó en su cama y se acurrucó junto a él. Un segundo antes de que los dientes largos y exóticos se hundieran en su garganta, Jake se imaginó que provenía del infierno.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar