FANDOM


Los recuerdos de antaño

Introducción.Editar

Cuando creías que las historias para asustar a los niños solo eran eso, yo descubrí algo más...

La Historia.Editar

Mi padre era muy buen escritor de libros de miedo y casi todos los días me contaba una de sus historias. La que más miedo de dio fue esta: Hace tiempo, cuando tu todavía no habías nacido, tu bisabuelo, andando por su granja, descubrió un animal que nunca había visto. Tu bisabuelo al acercarse descubrió que no era un animal, que tenía forma humana. Pero aún así esa "forma humana" aullaba y gemía un poco.
Images-49

Cuando la criatura vio a tu bisabuelo, salió corriendo de la granja a 4 patas. Tu bisabuelo se preguntó que era eso y decidió volver a casa, pero... la criatura estaba detrás suya. Solo encontraron un brazo de tu bisabuelo. Las demás partes solo quedaron en un trazo de sangre.

Cuando mi padre me dijo eso yo me quedé traumatizado y no pude dormir durante 3 días. Mi padre al cuarto día me dijo que no me preocupase, que se lo había inventado todo y que esa criatura no existe. Pero yo pronto descubriría que era verdad...


Como lo descubrí:

14 años después de que me contase esa historia, mi padre decidió apuntarme a un campamento de verano para que conociese a otros niños e hiciese nuevos amigos. Las primeras semanas fueron las peores, porque echaba de menos a mi familia. Pasados unas pocas semanas, mientras hacíamos una expediciones nocturnas vi una figura aullando y gimiendo. Era una figura humana, pero hacía cosas propias de un animal. En ese momento me acordé de la historia de mi bisabuelo, pero pensé que seria mi imaginación.

Mientras la expedición seguía la criatura se iba acercando mas y mas. El jefe de la expedición dijo que parasemos y que montásemos el campamento aquí. Después de haberlo montado, nos mandó a meternos en nuestras tiendas de campaña que ya era muy tarde. Cuando desperté, había salpicaduras en mi tienda. Salí afuera y lo único que pude ver de mis otros compañeros fueron un trazo de sangre.. Me desmayé. Cuando volví en mi, había un compañero colgado de un píe en un árbol, decapitado. Salí corriendo. Lo único de lo que me acuerdo cuando corría fue de mi bisabuelo y a mi padre. Estuve casi 2 días enteros corriendo, sin comer ni descansar. Llegue a un pequeño pueblo y allí me atendieron y llamaron a la policía para que me llevase a mi casa. Cuando volví con mi padre, me pregunto que como me había ido en el campamento. Le conté la historia pero no me creyó y se rió. Ahora sufro de esquizofrenia y principio de Alzheimer, pero yo siempre me acordaré de la historia de mi bisabuelo.