FANDOM


—Mátalos, toma el cuchillo y termina el trabajo.

Esta maldita voz me había estado molestando toda la noche, aún no la había obedecido pero no sé cuánto más resistiría, era como una vil marioneta.

—Por favor, mátenme antes de que sea tarde.

—Tranquilo, no nos harás daño, eres demasiado resistente como para ceder.

—No sean tontos, mientras yo siga vivo esa cosa no se irá de nuestro mundo.

—Todo es por tu culpa- dijo Lucy con terror—. Si no hubiéramos hecho esa sesión nada de esto estaría pasando.

Realmente sus voces no me importaban. Ni el hecho de que ya habían muerto dos de nosotros, yo lo único que quería era morir antes que perdiera el control.

—¡Tú eres mi puente, no morirás!

Estaba a diez metros de nosotros, pero lo sentía tan cerca; su sed de sangre. Entre más se acercaba, más ganas de matar tenía.

—¿Qué hacemos? —gritó Lucy.

—Tranquilícense, llevamos un par de horas corriendo y huyendo de esa criatura, sólo nos falta muy poco para llegar a una comisaría y al pueblo, ahí podremos descansar. —respondí.

Yo sabía que era inútil, aún faltaba media hora para llegar al pueblo, las armas no lo dañaban, habíamos escapado todo ese tiempo gracias a dos sacrificios, estábamos cansados, con sueño, la única arma que existía la tenía yo, tenía tantas ganas de matarlos a todos ahí mismo que se me dificultaba pensar y aunque llegásemos al pueblo era de noche, todo estaba cerrado. No quedaba de otra, sucumbiría a las ansias de matar.

Saqué la navaja.

—¿Qué estás haciendo? —gritó Cesar.

—Ese sujeto está tan cerca, no resisto más, si he de matar a alguien será… a mí.

Tomé el cuchillo con toda mi fuerza, apunté a mi yugular. Pero en ese momento una mano que sobresalía de la gabardina de esa criatura me lo impidió. Volteó hacia mí, pero su sombrero le tapaba el rostro. Empezó a sonreír de oreja a oreja.

—¡Ya llegará tu turno!

Me quitó el cuchillo y con su otra mano tomó el cuello de Cesar, Lucy corrió y se ocultó en unos árboles mientras yo presenciaba esa sangrienta escena estupefacto. Mi amigo no respiró, no gritó, no gimió, sólo se le desorbitaron los ojos mientras caía al suelo

—¡Uno más y volveré a tocar terreno humano! —se pasó el cuchillo por la cara y lamió la sangre que se encontraba en él.

—Ahora, títere, aunque mueras después de que tu amiguita caiga, yo existiré.

—¡Eres un tonto, sólo debo morir!

Me tomó por el cuello, me levantó del suelo y pude ver uno de sus ojos, era como ver fuego propagándose.

—NO TE DARÉ ESA OPORTUNIDAD. —su voz era fría y seca, era algo fuera de este mundo.

Entre más se acercaba más claro me quedaba: No debía dejarlo existir, el mundo no debía pagar por mis errores, pero en ese momento mi columna se dobló lo suficiente como para no moverme. Caí al suelo como un muñeco de trapo con la cara en la dirección al árbol donde Lucy se había ocultado, lo vi alejarse, mis ganas de matar volvían , oí gritar a mi amiga, ¡NO! Si moría sería tarde, la vi correr hacia mí, supongo que no me veía porque tropezó, oí cómo se arrastraba

—Rápido, el cuchillo está al lado de ti. ¡Mátame!

Sentí un dolor terrible y después sentí paz. Me despertéz sabía que estaba muerto, no podía mover nada, sentía algo tibio en mi cuello y de repente alguien me levantó de los hombros, quizá un ángel o la muerte. Cuando volteé sólo vi 2 ojos rojos y una enorme sonrisa.

—¡TE DIJE QUE LLEGARÍA TU TURNO!

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar