FANDOM


Enfrente del cuarto sin poder hacer nada, no podía y no quería, era como una pesadilla hecha realidad, quería solo despertar, al tratar de moverme no pude, algo me mantenía ahí estático, como si fuera un pedazo de metal debajo de un gran imán, una fuerza superior a mí... en ese momento la puerta comenzó a abrirse, quería correr pero me era imposible.

La puerta se abrió completamente y solo vi otra nota tirada en el piso, caí al suelo y la electricidad volvió, me arrastré lentamente hacia el interior de la habitación y temblando profundamente tomé la nota, ésta vez solo tenía una palabra escrita "MORGEN”, igualmente en sangre pero ésta vez a modo de desesperación. Tampoco dormí esa noche.

Al día siguiente, cansado, desesperado y con miedo, acudí de nuevo con mi amigo, ésta vez la oración se resumía a una simple palabra, "Mañana"... mi mente se colapsó, "¿Mañana?" pensaba, eso era HOY!

No sabía qué hacer, quería escapar, no quería regresar a ese lugar que hasta ese día había sido mi "hogar", decidí ir a una iglesia cerca de ahí, habían pasado ya años desde que no asistía a una después del bautizo de un primo mío, la desesperación era ya demasiada, recurrir a lo espiritual hubiera sido mi última alternativa, era obvio que estaba al borde del colapso, de la desesperación.

Al entrar al recinto sagrado me encontré con el padre, le conté las cosas que me habían sucedido, cada una de ellas, con detalle y al borde de las lágrimas.

Al terminar hubo un momento de silencio, muy incómodo, como si el padre estuviera pensando algo muy importante, como si ya supiera lo que sucedía; "Hijo mío, estas ante una situación muy delicada, siendo atacado por un demonio... muchas personas han venido a mí por la misma razón, pero muy pocas con la misma situación que la tuya, lo que a ti te sucede es un evento imparable, es incluso muy difícil para nosotros (los eclesiásticos) determinar su origen y final, el demonio tras de eso se llama Perico (si como el animal) es un demonio alemán encargado de robar, comprar y vender almas en el Inframundo, te sugiero que ores mucho y discúlpame pero solo puedo decirte que Dios te bendiga" en ese momento se levantó y prosiguió con sus deberes.

Yo seguía sentado ahí, aún atónito ante lo que acababa de escuchar, no podía creerlo, ni siquiera la Iglesia me podía salvar, mis esperanzas decayeron, mis ánimos murieron, era solo cuestión de tiempo; comencé a llorar ahí, en las pequeñas bancas de madera de la iglesia, no hacía ruido pues había un servicio en ese momento, me levanté y cansado, molido emocionalmente decidí regresar a mi casa, ese lugar que hasta hace poco había sido mi "hogar".

Entré, y fui directamente a mi habitación, me recosté en la cama, quería cerrar mis ojos, quería descansar... en ese momento empezó a llover, tan fuerte que no podía oír mis pensamientos, estaba concentrado en el car de las gotas de agua sobre la ventana, quería ser como las nubes que dejan caer su carga y regresan ligeras a los cielos.

Aunque era aún de tarde el cielo se comenzó a oscurecer, la lluvia se hizo aún más fuerte, como granizo... el cielo se tornó a un color rojo, como de fuego, pensé que ya estaba soñando, o al menos que tenía una pesadilla... realmente ya nada me preocupaba.

Los pasos del demonio se hicieron de nuevo presentes, toda la casa comenzó a temblar, como si de un terremoto se tratara, pero los objetos no se movían, parecía ser solo mi imaginación. Una voz se hizo audible, una voz como de humano, pero combinada al mismo tiempo con un cerdo o algo parecido, chillaba al principio, como si sufriera, como si le torturase, después comenzó a articular palabras entendibles, gritaba, no paraba de "sufrir".

"He venido a saldar una deuda pasada, una deuda que solo se puede pagar con sangre", Yo seguía en la cama, esperando algún milagro, la puerta estaba cerrada, aunque sabía que eso ya no era impedimento. La oscuridad se hizo ahora más pesada, densa, incluso podía tocarla, solo veía el resplandor rojizo del cielo en llamas.

La puerta se abrió, y ahí estaba él, con cuerpo humanoide, brazos largos y deformes, un rostro tan terrible que parecía haber sido torturado, piernas como de animal que terminaban unos grande pies con garras afiladas, desgastadas y deformes, su piel era como un carbón encendido, brillante, muy oscura...

Sus ojos grandes, abiertos, como de lagarto, una mandíbula con dientes disparejos y afilados, en su mano traía un alfiler enorme, del tamaño de un lápiz, puntiagudo, en la otra tría un rollo de alambre con sangre... la misma fuerza de la vez pasada me hizo no poder moverme, no sabía qué hacer, comencé a gritar tan fuerte como podía, parecía estar atrapado en otra dimensión, nadie me oía, nadie podía ayudarme, nadie podía salvarme.

El demonio se acercaba a mí, esbozando una gran sonrisa, podía sentir su alegría por verme gritar y llorar, podía sentir el calor de su piel encendida, podía sentir el olor a muerte que emanaba de él; susurrando unas palabras en alemán, llegó hasta donde estaba yo acostado y unas palabras salieron de su boca, las pude entender claramente "Machen Sie die Augen schließen für immer" , en ese momento cerré los ojos y pude sentir como introducía la gran aguja en mi ojo derecho, el dolor era insoportable, no paraba de gritar, con el alambre empezó a costurarme los parpados, la sangre escurría sin parar, aún no podía creer lo que pasaba, el dolor era tan real que supe que no era un sueño; con el otro ojo veía todo lo que sucedía, aún tenía esa asquerosa sonrisa en el rostro, podía sentir cómo saboreaba de ese momento, yo no me lo merecía, no merecía estar ahí, estaba sufriendo sin siquiera una explicación.

Al terminar de costurar mi ojo derecho comenzó con el izquierdo, su rostro, su asqueroso y deforme rostro bañado por la luz del oscuro y rojo cielo, con su obscena sonrisa, con sus ojos llenos de places sería lo último que vería esa noche y tal vez por siempre... sentía la sangre caer por mi rostro, sus carcajadas eran insoportables, aún más que el dolor mismo.

El reino de la oscuridad ahora estaría presente por el resto de mi existencia, atado a ese mundo al cual siempre había temido y que ahora sería mi hogar..."

La conversación con el espíritu se cortó, sumergidos en la noche los cinco amigos no podían creer que ésa tabla hubiera funcionado, hablar con los muertos parecía algo distante y ahora lo habían logrado, nadie quería dormir, estaban en la misma casa en la que el evento había sucedido varias décadas atrás, ahora era una casa abandonada en la cual habían irrumpido para tener una "perfecta" noche de Halloween, decidieron regresar a sus hogares, tomaron la tabla y se levantaron, la casa estaba en la total ruina, había ocurrido un incendio y los objetos seguían aún en su sitio, testigos de una historia casi irreal. Al llegar a la puerta escucharon unos pasos detrás de ellos... "Freiheit ist mit Blut bezahlt"

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar