FANDOM


Sonreir-300x200

Estaba con un amigo en mi habitación, entreteniéndonos con vídeos de miedo, el de "Obedece a la morsa" para ser exacto; de pronto tocaron el timbre de mi casa. Fernando me dijo:

-Atiende la puerta.

Pero como estábamos solos y la noche era muy oscura, me dio miedo:

-Acompáñame, por favor.

Nos dirigimos a la puerta y la abrí. Se trataba de una anciana, a quien nunca había visto por mi colonia. De lo primero que me percaté fue de su sonrisa, una sonrisa macabra, y luego su mirada penetrante.

-¿Qué pasa, hijito? ¿Por qué no estás sonriendo?

Estábamos confundido y no le respondimos. Ella pareció enojarse porque de inmediato, con una voz gruesa y macabra, me exigió:

-¡Te he dicho que sonrías! 

Me asusté y cerré la puerta. En ese momento, pudiendo observarlo a través de la ventana, la anciana sacó de su bolso una figura de barro negro y empezó a hacer ruidos con su boca. Nos asustamos mucho, los dos sabíamos que estaba haciendo alguna especie de brujería. Cuando tomé el teléfono y quise llamar a la policía, nadie respondía... Corrimos hacia el ordenador, no había Internet, la televisión solo tenía estática, las luces comenzaron a apagarse y retumbó en la casa una risa macabra, surgida de los más recónditos confines del infierno.

En ese momento apareció a la luz parpadeante del pasillo una silueta oscura que goteaba fango, con una sonrisa llena de dientes puntiagudos y un olor putrefacto emanando de sus brazos largos. Se apagó la luz, se escucharon pasos... 4 para ser exacto, cada vez estaba más cerca de nosotros. Su hediondo olor era más fuerte.

-Nunca dejes de sonreír, hijito...

(Así que te quedaste sin habla, tú, quien está leyendo esto... Voy por ti. ¡TÚ SERÁS EL SIGUIENTE!

Nunca dejes de sonreír, ¡JAJAJA!)