FANDOM


Un resbalón hizo caer estrepitosamente a Ron, que a oscuras y despacio, avanzaba torpemente entre las rocas a orillas del río, Mike se acercó e intentó ayudarlo

–Cada vez está mas oscuro aquí abajo—dijo Ron—ya falta poco para llegar al río ¿lo escuchan?—Ricard se quedó escuchando atentamente y lo afirmó –deberíamos empezar a caminar hacia Colina , que queda mas cerca—dijo, y emprendieron la marcha rumbo al sureste. Luego de caminar en silencio durante varios minutos , Mike divisó luces.

–Allá está , allá está , es la ciudad , estamos cerca ,estamos salvados!!—Pero al decir esto e intentar correr hacia las lejanas luces, un rápido movimiento de algo pesado y vertiginoso lo derribó de espaldas, clavándole sus horribles dientes en la garganta.

El chorro de sangre, salpicó a Ricard que lo seguía de cerca y lo hizo retroceder, espantado, pues la luz de la mitad de la luna daba de lleno en la escena, como una fiera acorralada. Ron se abalanzó hacia el monstruo que permanecía sobre su presa, aún conservaba el tubo de hierro que extrajeran del autobús y con todas sus fuerzas, que eran muchas, asestó un terrible golpe a la cabeza de la bestia , como en una pesadilla sin fin.

El cuerpo de la creatura se rompió en un millón de partículas, formando un remolino y volando en todas direcciones, atravesando por el rostro de los dos hombres que permanecían de pie, un frío cortante penetró hasta las venas de Ron y de Ricard, luego se dirigieron a ver lo que quedaba de Mike. El chico era presa de sus últimas convulsiones, Ron sumamente afligido trataba de animarlo y además mantenía su mano derecha presionando la profunda herida del cuello de Mike, en tanto Ricard permanecía de pie junto a ambos, las hojas del suelo estaban salpicadas de sangre y brillaban a la luz de la luna con destellos fatales, luego de dos minutos, el constructor inclinado movió negativamente la cabeza

—se ha ido—dijo soltando el cuello del desafortunado joven, Ricard se acercó y pudo ver la tremenda abertura a la altura de la garganta , y se dio cuenta de que era increíble que la muerte no se produjera instantáneamente , espantado dijo a Ron:

--que es lo que haremos ahora, no creo que ese monstruo se desvaneciera así como así, es algo diabólico, Otto tenía razón, es un demonio y aparte de todo esto, ya no logro ver la luz de Colina.


Era cierto, las luces que vieran antes ya no estaban, en su lugar, las penumbras tenebrosas los abrazaban con indiferencia fría y poco alentadora

–debemos seguir—le contestó Ron ,--debe haber algún cerro que nos está impidiendo ver las luces, caminemos—con no mucha determinación y observando por última vez la mirada terrorífica del cadáver de Mike, Ricard avanzó detrás del corpulento hombre. 19

--No podremos bajar por el risco—dijo Will a los demás que miraban hacia la oscuridad en dirección al río que suavemente arrastraba piedras allá abajo

—claro que pueden—replicó Ilke—deben irse, sin mi y pronto , pues cada vez llegan mas monstruos.

Al otro lado de la cornisa natural, en la pendiente ,se podían escuchar gruñidos y olfateos, así como pasos y garras que entrechocaban con las piedras, algo bajaba en multitud ,por el talud y ya no habría tiempo, Jhon movió la cabeza , había encontrado unas piedras salientes en el risco, y era posible que pudieran descender por ahí, Will tomó a su amigo y protector incorporándolo, le dio una rama para que se apoyara, pero este le rechazó

–Vete Will, no puedes cargar ahora conmigo, debes salvarte –y lo miró a los ojos como para darle una señal de algo, queriendo que le comprendiera su última frase

—No te preocupes, Wiil, no puedo morir, porque ya estoy muerto—. El hombre bajo de la calva suspiró confundido y una lágrima resbaló por una rechoncha mejilla

—Vamos –gritó Laura, debemos irnos, Will se alejó de su amigo que con una sola pierna, le sería imposible bajar por el lugar que encontraron, Otto fue el último en desaparecer tras la cornisa dejando a Ilke solo, tomó la rama que le ofreciera Will y se ocultó un momento detrás de los escombros del autobús.

Con gran dificultad descendieron hasta tocar suelo llano, con algunas raspaduras y sus prendas rotas los seis sobrevivientes, empezaron a abrirse paso entre la maleza, Will caminaba despacio detrás del grupo, con su cabeza calva baja y sin proferir ruido, Jhon iba adelante, apartando a como podía lo mas grueso de arbustos, ramas y enredaderas que se les cruzaban e impedían el avance, Laura con su barra de hierro, ayudaba también en la eliminación de obstáculos, en fila iban avanzando penosa mente, hasta que varios pasos mas allá, dieron con el río, Jhon no lo vio en la oscuridad y cayó en sus aguas frías y perezosas, todos se sobresaltaron pero Jhon los tranquilizó

—Estoy bien, creo que desde aquí las cosas irán mejor, caminaremos río arriba, a algún lugar tendremos que llegar—diciendo esto, se incorporó y amparados por la tenue luz y el reflejo en las aguas, continuaron sorteando piedras y pozos del río.

Pero al poco rato de seguir el cauce, una ráfaga helada fue percibida por Will Carla que iba de tercera en la fila , se desvió como atraída por algo, un escalofrío horrible recorrió el pequeño cuerpo de Will

–Noooo!!!—le gritó, pero todos vieron como de la nada , se materializó un ser negro, enorme y abalanzándose sobre la desafortunada chica, le separó la cabeza de un mordisco

—Corran !!—gritó Jhon, pero Will no pudo obedecer como los otros, paralizado por el terror, se quedó mirando la horrible escena, hasta que el agua que llegaba hasta sus pantorrillas se tornó caliente, su mirada se dirigió a sus pies y vio como el río se teñía de rojo, y unos intestinos se le enredaban en las piernas, estuvo a punto de desmayarse, su vista se nubló pero cayó en la cuenta de que lo habían abandonado. 

Laura cayó en el agua, habiendo tropezado con una piedra y su barra saltó de sus manos y se hundió en el río, aunque se incorporó para buscarla no la encontró, y sus compañeros no se detuvieron en su carrera

–demonios!!—exclamó --¿ donde está Will?—no lo había visto huir , con los otros , así que decidió regresar, en silencio y muy despacio, avanzó río abajo, habían recorrido unos trescientos metros desde el ataque a Carla, pero el río describía algunas curvas en ese trayecto, del lado derecho de Laura, se levantaba un paredón, en la otra orilla, la oscuridad no permitía ver mas allá de unos matorrales sombríos, lentamente y casi temblando, fue arrastrando los pies por el agua, asegurándose donde pisaba, luego de recorrer lo andado, miró por encima de una alta roca que había en medio del cauce y pudo ver a Will de pie, parecía desorientado, había logrado caminar unos cincuenta metros desde que lo dejaran.

hon, Otto y Milly, habían abandonado el cauce que se había convertido en escabroso y peligroso y ahora corrían por entre la maleza y los arbustos de la orilla, Milly estaba descompuesta, Otto la arrastraba prácticamente de la mano y le daba ánimos para seguir, sin embargo volvieron a sentir frío, un frío potente e indescriptible, ráfagas que provenían de todas partes y resultaban angustiantes, de los árboles que ahora los cubrían se escuchó un murmullo, luego un silbido y después de un prolongado silencio, unos chirridos como alguien que mastica hueso, en ese momento Jhon había dejado de correr y ahora miraba con atención a su alrededor. Otto le dio alcance, con la desmadejada Milly en sus brazos, el chofer observaba con atención hacia arriba

--¿Qué?—preguntó Otto, Jhon lentamente señaló algo que brillaba entre los árboles , luego los miró y dándose cuenta de su deplorable situación dijo:

--¿Dónde están los demás?-- -

-Si mal no recuerdo—respondió Otto—Carla está muerta, Laura y Will han quedado rezagados…

--y nosotros—continuó Jhon—estamos a punto de convertirnos también en cena—con una extraña sonrisa, casi macabra, el chofer continuó señalando las dos chispas que se movían serpenteando entre las ramas , un objeto cayó desde la altura del árbol, un instante después, el frío intenso se apoderó de los tres desvalidos seres humanos.

Unas fauces se acercaron lenta pero implacablemente , Milly no pudo darse cuenta , pues su estado de inconsciencia no se lo permitió , Otto se desplomó y quedó sentado apoyándose en el tronco de un árbol , observando sin dar crédito a sus ojos , como aquella imposible creatura tomaba con sus garras a Jhon de los hombros , este aún de pie , al parecer ya sin ningún temor se dejó hacer , la creatura lo olfateó y su pegajosa lengua colgante recorrió algunas partes de la piel del chofer , como con cuidado , midiendo el miedo de su víctima , el cual daba muestras de haber desaparecido , no se atrevía a darle el golpe final –¿Que rayos eres?—le interrogó Jhon con sus mandíbulas apretadas , un gruñido por respuesta , antes de caer derribado cuan largo y gelatinoso era , por un tubo de metal blandido por Ron, el monstruo se revolvió entre las hojas y con voz profunda, gutural y humanoide profirió:

--debo llevármelos , ustedes está vivos!!!—aquella terrible voz estuvo a punto de reventar los tímpanos de los presentes y devolvió a Milly a la conciencia Ron se abalanzó encima del monstruo, pero esta vez desapareció antes de ser azotado por segunda vez.

20 Laura casi arrastraba a Will , río arriba, las sombras no dejaban que pudiera ver mucho mas allá de diez pasos

–esto no tiene sentido --dijo en voz baja para sí-

-ni el mas mínimo—le respondió Will, jadeando por el esfuerzo

--¿sabes?—prosiguió la chica—yo no recuerdo que exista este río con tan poco caudal , yo se que por aquí cerca pasaba un río mas importante

--¿y eso que significa?—repuso el calvo

—significa o que estamos en una especie de sueño o que realmente me volví loca

—Esto no es un sueño—dijo el—es una pesadilla, se que no saldremos con vida de aquí y que solo retrasamos nuestro destino al huir así—Laura lo pensó un momento , pero siguió avanzando , al llegar al punto donde Jhon dejara el río para internarse en el bosque , Laura y Will continuaron subiendo río arriba, a pesar de lo difícil del ascenso.

El cielo no era otra cosa que un cajón negro que no dejaba escapar al grupo de almas agobiadas en aquel trance, caminar y caminar sin encontrar salida de un laberinto extraño que se negaba a dejarlos mirar de nuevo el sol, calcularon que llevaban días deambulando y no caminaban en círculos pues cada vez llegaban a un lugar nuevo y mas oscuro que el anterior.

La última esperanza que recordaban tener ,eran las luces que Mike divisara tiempo atrás, antes de ser degollado por uno de los monstruos, Ricard aún llevaba la imagen clara en su mente y se estremecía cada vez que recordaba el fatal ataque, Jhon había vuelto a su estado de shock, caminaba como ausente a través de los senderos que a veces les ofrecía la maleza, empezaron a subir un paredón que no les pareció muy inclinado, Otto aún cargaba con la desmejorada Milly, solo Ron se mantenía algo firme en sus convicciones, dispuesto a salir de aquel infierno a alguna hora.

Iba adelante, apartando los matorrales, en su ascenso hacia lo desconocido, Jhon que iba detrás de el, resbaló y al empezar a caer rodando, sintió un frío conocido, horriblemente familiar, al sostenerse de un arbusto, se encontró de frente con la horrorosa figura de la bestia, que lo observaba con destellantes ojos, siniestros, hambrientos, le mostró los dientes, el chofer hizo un inútil intento de gritar , pero ,aterrado, no consiguió articular palabra, Otto y Ricard lo habían visto rodar y este último hizo un esfuerzo por tenderle una mano, pero se encontraba a varios metros de ellos, el joven se dejó caer, resbalando, hasta estar casi al alcance del monstruo y su víctima, Otto, continuó arriba, sosteniendo a Mily, en tanto Ron al darse cuenta de la mala fortuna del chofer, también quiso bajar a auxiliarlo, con el tubo en la mano, se dispuso a salvarle la vida por segunda vez.

Ricard sostenía ahora la mano de Jhon, que hacía un esfuerzo por desasirse del abrazo mortal que le practicaba la creatura, esta segura de su éxito, no se apresuraba en clavar sus dientes en el cuello del humano, pero Ricard también resbalaba inevitablemente e intentaba asirse con sus pies al resbaloso terreno Ron pronto estuvo a la altura de Ricard y extendió la barra para que Jhon la tomara con su otra mano

—Apresúrate, estamos aquí—le dijo, pero Jhon no le contestó, el monstruo al percatarse de que le querían arrebatar a su víctima, levantó una garra, que el desafortunado chofer vio claramente venir y sin esfuerzo la hundió en su estómago, traspasándolo y clavándolo a la tierra, el grito emergió acompañado con un chorro de sangre y sus desesperados compañeros tiraron mas fuerte, pero la mano de Jhon que asía la barra, soltó esta, y solo quedó colgando de la mano que le tendía Ricard, Ron tomó a Ricard de la cintura y entre los dos tiraron, apoyándose en matorrales que crecían alrededor, con lágrimas en sus ojos, consiguieron levantar el inanimado cuerpo de Jhon, al menos la mitad de este, venía partido, con algunas de sus vísceras colgándole y arrastrándose por la tierra, el monstruo, desapareció con el resto del cuerpo.

21 La angustia era la reina, la desesperación y el agotamiento sus mas acérrimos discípulos, la noche cruel, el trono en el cual, se perdían las almas en busca de un apoyo, una luz que rompiera la incertidumbre, Laura estaba de pie en frente de una cueva, que se dibujaba en la pared que recién habían escalado, por su parte Will, movía la cabeza negándose a la idea de entrar allí

—es la única forma-- le había dicho ella

—tal vez los monstruos vivan aquí y ya terminemos con esto de una vez por todas—pero el hombre bajo de la sueter de lana aún sentía un aprecio por la vida y estaba a punto de retornar por donde habían subido , pero de reojo pudo ver un reflejo y sentir el característico frío antes de la partida definitiva, ya lo había sentido antes, y sabía que esta vez no escaparían, el dolor en sus espalda se agudizó y un malestar en su estómago lo doblegó, fue el primero en caer, Laura se volvió de un salto, solo para ver como Will era derribado por un enorme monstruo y ambos se desplomaban al vacío… Se acercó lentamente al borde del precipicio y observó como unos veinte metros mas abajo, el rechoncho cuerpo del que fuera su compañero de viaje y de aventura era despedazado en su totalidad, por garras y dientes hambrientos de muerte, estaba atrapada, sin volver a pensarlo, se introdujo en la cueva, corrió, a través de ella, pues la altura de esta se lo permitía, sus pies levantaban partículas de lodo al correr, y se fue perdiendo en la profundidad de un cerro desconocido, sin saber si la cueva tendría fin, la oscuridad fue total, sin embargo su carrera no encontró obstáculos durante un buen trecho.

22 Horas después del desafortunado desenlace de Jhon, Ron, y los que quedaron vivos, alcanzaron en su ascenso una cornisa, colocada en medio de una pendiente, el lugar les resultó familiar, extrañados avanzaron despacio, el ambiente olía a humo y a hierro, la mitad de la luna les mostró un campo cubierto de unos extraños animales muertos, que se apilaban por doquier, Milly aún era cargada por Otto y Ricard caminaba cubriendo la retaguardia, unos pocos pasos mas allá, pudieron distinguir el bulto negro y retorcido, que una vez fuera autobús

—Demonios!!—exclamó Ron—hemos vuelto--. De pie, con una barra de hierro retorcida en la mano que le quedaba entera, Ilke esperaba atento al escuchar los pasos de quienes se acercaban, en lugar de la pierna perdida, había otra barra, hábilmente incrustada y adaptada a su rodilla, con la que no sin esfuerzo, podía desplazarse y moverse con cierta libertad

—eh !?, quienes son ?—dijo para luego reconocerlos y recibirlos sin fingir su alegría, pasó su mirada por los escasos rostros que igualmente extrañados le observaban a el—¿ y Will ?—preguntó con temor, aunque al ver sus semblantes, sabía la respuesta—entonces—prosiguió sin esperar respuesta—solo ustedes y yo no hemos sobrevivido— Esta última aseveración extrañó a los demás, que cruzaron miradas estupefactos

—¿Que quieres decir?—le inquirió Ron, esperando que el tipo alto de la gabardina desgarrada hubiera cometido un error en su afirmación

—Es muy sencillo—empezó—únicamente los que estamos aquí morimos en el accidente, los que los monstruos se llevaron, está vivos en su mundo—Los otros creyeron que por fin, alguien había perdido la razón

–se los demostraré, dijo—vengan—y los llevó hasta el cadáver de Monik, el cual sin cabeza parecía ser prueba del disparate que se le ocurría a Ilke, estaba muerta, Ilke levantó la mano derecha del cadáver ,y señaló el reloj, todos se fijaron, marcaba, las siete de la mañana del día siguiente al accidente

—Ahora , consulten los suyos—Obedecieron y la hora de los que estaban ahí de pie era la misma :

Seis con cuarenta y cinco minutos. --Y hace un rato encontré este—era el reloj de Steffi , marcaba la misma hora que el de Monik, con algunos segundos de diferencia, se sentaron un tanto confundidos, miraron la luna y notaron que se mantenía en el mismo sitio en el que apareciera, muchas horas, quizá días atrás

—Entonces, deberíamos buscar a esos monstruos para que nos regresen a nuestro mundo y no morir—dijo Otto

—Ya es tarde—le respondió Ilke sonriéndole --me encargué de que lo fuera-- y señaló con un movimiento de su cabeza, las pilas de animales muertos que los rodeaban.

Un ruido los sacó de sus cavilaciones, de un reducido agujero en la pared del talud emergió una mano, que brilló con la luz de la luna, luego Laura asomó su rostro sucio con su cabello revuelto, Ron corrió a auxiliarla, Ricard hizo lo mismo y entre ambos ayudaron la chica a salir de aquella extraña madriguera, Laura asustada miró a todos y les contó de la suerte que corriera Will y que por poco muere ella también, la condujeron a donde estaba sentado el resto del grupo, y la invitaron a sentarse para que escuchara una historia increíble, el tipo de la gabardina la miró, tenía buen porte, aunque sucia de pies a cabeza, era hermosa y valerosa

—Ahora—comenzó misteriosamente Ilke—Ya estamos todos…-.

23 La neblina hacía difícil la visibilidad, Harold conducía despacio, había tenido junta ese día y regresaba un poco tarde a su hogar en Colina, de pronto, la luz de sus focos que intentaban horadar la bruma, dieron con una figura que hacía señales cerca de una curva de la carretera, pensó en que se podía tratar de algún ardid para asaltarlo, pero al ver al hombre, desesperado y salir detrás de el una mujer con dos niños casi arrastrándose, comprendió que algo malo había ocurrido, detuvo el auto.

Claudio se acercó al conductor, miró el reloj eran las ocho con diez de la noche y hasta ese momento, nadie parecía preocupado por la tardanza del autobús, aunque debió haber arribado a su destino hacía mas de una hora

—tenemos una emergencia aquí abajo—dijo Claudio—el autobús en que viajábamos cayó a este precipicio--. Harold, inmediatamente tomó el teléfono celular y marcó el número de emergencias.

Algún tiempo después, socorristas y miembros de la policía y bomberos, trazaban un plan para extraer a las víctimas del percance, lo cual no pudo llevarse acabo aquella misma noche debido al mal tiempo, de momento, solo pudieron trasladar a Claudio y a dos mujeres mas y cuatro niños, que lograron salir con el, al hospital, de Colina. Luego de dejar todo en manos de los socorristas , Harold continuó su camino a casa, pero al dar la curva pudo observar al lado de la carretera, un enorme árbol, roñoso y retorcido con múltiples ramificaciones que se erguía silencioso, sumamente sorprendido, pues jamás en sus años de viajar por ahí lo había visto, o tal vez si , y no había reparado en el, despejó su asombro pasándose la mano por la frente y cruzó el puente que marcaba el límite de su ciudad.

24 El sol dio de lleno en un rostro, el propietario de este se movió incómodo,

--las camillas están listas—escuchó que decían—súbanlos ya—y sintió como su cuerpo se elevaba por entre los matorrales y arbustos húmedos aún, tendido en una camilla de rescate, al fin, Mike abrió los ojos.

Mientras en la carretera, el confundido y en severo estado de shock chofer de autobús Jhon Lemb intentaba pronunciar algunas palabras para aclarar el motivo del accidente y porqué los habían tenido que rescatar hasta la mañana siguiente, a su alrededor las ambulancias cargaban a los heridos, pudo ver a Monik, con su gabacha manchada de sangre y también al tipo bajo de la calva , que los subían con cuidado para trasladarlos al hospital.

Luego, al no dar señales de estar cuerdo, el chofer fue subido a una de las ambulancias y llevado igual que los demás al hospital.

El rescate no fue fácil, los socorristas y bomberos tuvieron que emplearse a fondo para alcanzar la incómoda cornisa donde cayera el bus, luego de estabilizar a los accidentados, esperaron el amanecer para introducir las camillas y el equipo, pues la fuerte lluvia impedía la adecuada movilización, todo esto fue informado a las autoridades, que investigaron las causas y luego de un tiempo abandonaron.

En una cama del hospital, visiblemente aturdido, Mike, después de ser visitado por algunos de sus familiares abrió el periódico que le trajeron, en la página seis de sucesos habían impreso los pormenores del fatal accidente, en el que un autobús de la empresa King se saliera del camino y dejara como saldo un total de catorce heridos y seis muertos, la lista se desplegaba en la última parte de la noticia y entre los muertos figuraba el nombre de Laura Bank, cuyo cadáver al igual que los demás fue trasladado a la morgue.

25 Un horrible monstruo lo perseguía y lo acosaba en cada rincón en que intentaba ocultarse, al alcanzarlo lo hacía pedazos, pero aún así veía como su rechoncho cuerpo era destrozado y la sangre formaba un río en el que su cabeza flotaba hasta llegar ante un hombre que tenía una pierna de hierro y en su mano sostenía una barra de metal, al mirarle el rostro su terror aumentaba pues parecía de roca granulada, negro como el carbón y de consistencia similar , sus ojos brillaban terriblemente y al alzar la barra para aplastarle su calva cabeza, Will despertaba con un salto y bañado en sudor, se quedaba sentado en medio de la penumbra, hasta que el sueño lo vencía y volvía a dormir para que el tiempo transcurriera sin ser sentido en su eterna noche.


FIN

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar