FANDOM


Un cálido día de verano de finales de junio, llegaba el día de mudanza hacia el nuevo hogar de la familia witkinson. Tenían todo listo y empaquetado en el camión de la mudanza, cuando llegaron a su nueva vida Sam hizo una mueca de desagrado, ya que a sus diecinueve años dejaba atrás gran parte de su vida. Sam era joven bastante independiente y solitario. La madre de Sam, Marta le llamo pidiéndole que le echase una mano con las cajas de la mudanza, Sam lo hizo sin muchas ganas de querer ayudar.

La Familia llevaba una semana instalados en su nuevo vecindario, unos vecinos fueron a presentarse, una pareja de unos cincuenta años con su hija de catorce años de edad.

—Hola. —Dijo él —Soy el vecino de al lado de la calle, quería presentarme a vosotros yo y mi familia.

—Somos los Carolinas, ¡Hola! —Dijo Marta —Yo soy Marta. —Se dio la vuelta mirando hacia el piso de arriba llamando a Sam. —Sam, hijo, baja a recibir a nuestros nuevos vecinos.

Sam bajo de su habitación, bajo las escaleras para ir a presentarse ante sus vecinos.

—¡Hola! soy Sam un placer.

—Hola chaval, yo soy Jhon y ella es mi esposa Rosimeri y mi hija Evelyn. —Sam observo a Evelyn. Tenía un rostro angelical, cabello rubio que le llegaba a los hombros y una tonalidad de piel que le recordaba a las muñecas de porcelana de su madre. Marta les invito a pasar dentro a la familia a tomar café.

—Si quieres, Evelyn, puedes venirte conmigo a mi habitación. —Evelyn con una sonrisa le respondió —¡Gracias!

Evelyn se dijo a sí misma, que le parecía un chico mono, le gustaba su peinado alborotado de color castaño claro y sus ojos color marrones claros, tenia cara de niño para su edad y Evelyn al pensar todo sobre él se sonrojó. Sam y Evelyn se conocieron durante el tiempo de la estancia de los vecinos en su casa. Sam y Evelyn se hicieron íntimos amigos en breve tiempo, los dos hablaban frecuentemente, les gustaba reír juntos, contarse las cosas del uno del otro. Sam veía a Evelyn una chica madura para su edad.

Un día Sam, le invito a Evelyn a su casa para ver vídeos de sus "youtubers" preferidos, Evelyn le preguntó.

—¿Sam tú tienes novia?

—Pues no, no tengo novia ¿por qué lo preguntas?

—¡Ah! nada solo era curiosidad. —Le respondió Evelyn. Mientras comían palomitas que preparo Sam, un silencio inundo la habitación. Había una tensión entre ambos, cuando rozaban las manos para coger palomitas, Sam le preguntó.

—Evelyn sé que soy mayor que tú y que la edad suele ser influyente para lo que te voy a preguntar. —Sam tragó saliva y le preguntó.

—¿Quieres ser mi novia? —Evelyn se quedó sorprendida por la pregunta de Sam.

—Sí que quiero Sam, ¡Te quiero! —Dijo Evelyn. Sam levanto a Evelyn seguidamente de agarrarla entre sus brazos y besarla, la llevo hacia su cama cargándola entre sus brazos y pasando el resto de la tarde juntos en la cama de su habitación.

Pasaron un par de semanas en las que ambos seguían juntos, iban juntos a la playa, tomaban helado y pasaban muchas tardes juntas. Llego el día en que empezaban las clases, y con ello empezaron a frecuentar menos en verse y hablaban ocasionalmente. Llego el fin de semana y pudieron quedar para verse.

—Me alegro de verte cariño te echado mucho de menos. —Sam fue abrazarla y acto seguido la besó, pero Evelyn le dio un leve empujón.

—Sam, siento tener que decirte lo que voy a tener que decirte. —Dijo Evelyn con seriedad. —Es mejor que dejemos lo nuestro, no puedo ofrecerte cosas de una chica de tú edad y necesito centrarme en los estudios.

Sam se quedó observándola e intentó hacerla cambiar de opinión, pero Evelyn estaba decidida y acto seguido se despidió de Sam con un beso en la mejilla.

Sam decidió ir a casa a coger su viejo chándal del armario y irse a correr por el bosque que había cerca de donde residían, a Sam hacer ejercicio le ayudaba a tranquilizarse. Sam se cambió rápido con su chándal y una sudadera negra a correr por el bosque, caía la noche y Sam seguía en el bosque parado cerca de una antigua iglesia abandonada que estaba cerca de las orillas de un rio. Sam nunca vio la iglesia y sintió curiosidad al acercarse a ver, vio la puerta vieja de la iglesia sin pomo y empujo Sam un poco la puerta para comprobar si estaba abierta.

Sam termino entrando a dentro de la vieja iglesia y observó en la pared del fondo "una triquida" dibujada con lo que parecía ser sangre, Sam se acercó para tocarlo y empezó a oír unos ruidos.

—¿Quién esta ahí? —Sam corrió asustado hacia la puerta y empujó la puerta para salir, pero cuando abrió la puerta observo una enorme criatura de más de dos metros y de enorme masa muscula , tenia garras afiladas , Colmillos largos y afilados y su aliento era frió como el Hielo. La criatura golpeó a Sam empujándole contra la pared golpeándose la cabeza con la pared donde estaba dibujado la triquida y desangrándose hasta perder el conocimiento, la criatura desapareció de la nada.

¿Dónde estoy? ¿qué ocurre? se empezó a preguntar Sam asustado, observó por su alrededor que habían manchas de sangre, estaba desnudo en el bosque donde fue a correr aquella noche. Sam no sabía que hacía así, decidió levantarse he irse para casa, cuando llego a su casa su madre fue corriendo a sus brazos cuando lo vio entrar por la puerta.

—Hijo me has tenido muy asustada ¿dónde has estado?

—Perdona mamá, me quede a dormir a casa de un amigo que hice en clase. —Dijo Sam para evitar preocupar a su madre.

—Está bien hijo ahora ve a comer algo, Sam se dirigió a la cocina, tenía un plato de garbanzos servidos y después de comer fue a ducharse. Cuando acabó, se asomó en la ventana de su habitación donde daba la casa de Evelyn y escucho unos gritos, Sam corrió a ver que sucedió en casa de evelyn donde la vio parada en la entrada con el rostro pálido, cuando se acercó un poco más pudo ver los cadáveres de sus padres descuartizados y envueltos de un gran charco de sangre.

Sam hablo con Evelyn quien le dijo que paso la noche en casa de una amiga y le recomendó llamar a la policía. Sam se quedó un rato con Evelyn hasta que llego la policía. Entonces se fue a su casa le contó a su madre todo lo que paso, Marta fue a casa de Evelyn a consolarla, caía el día y Sam cogió de nuevo el chándal. Se fue a correr hacia la iglesia abandonada, cuando llegó se dirigió a la "triquida" que había sangre suya, pero no recordaba porque, Sam acerco la mano tocando "el símbolo" y una serie de recuerdos empezaron a pasarle por su cabeza, cayó al suelo y Sam emperezo a gritar a escupir sangre empezó a notar como sus huesos se iban quebrando poco a poco por si solos. Sus extremidades empezaron a crecer junto a todo su cuerpo, le crecía bello por todo el cuerpo y sus orejas de hacían grandes y afiliadas, su mirada cambio a un color rojo oscuro y una serie de recuerdos le pasaron por la cabeza. Sam recordó que dentro de la iglesia deseaba que Evelyn estuviese con ella para siempre gritando, Stay with me!, él fue el que asesino a sus padres transformado por una criatura que no pudo acabar con su vida por el poder del "símbolo" quien asusto a la criatura que quiso matarle.

¡GRRRRR!, Evelyn estaba en casa pasando la noche con una tía suya que vino de lejos al enterarse de la trágica noticia de la muerte de su hermana, Evelyn estaba tumbada en su cama intentando dormir pero unos fuertes ruidos la hicieron despertarse, se levantó algo asustada y empezó a bajar las escaleras poco a poco y fue a encender la luz del salón, que era de donde provenían los ruidos, y cuando encendió la luz una extraña criatura tenía entre sus afilados dientes un brazo del cadáver que había al lado que era de su tía, Evelyn se quedó aterrorizada, sin poder moverse cuando la criatura empezó acercarse a ella y con dificultad para poder hablar dijo.

—Stay with me!

Noticias locales: se hallan el cadáver de una mujer en el mismo sitio en donde fueron hallados unos cadáveres hace un par de días, y me informan de la desaparición de una adolescente.