FANDOM


Lo que te voy a contar, ocurrió hace mucho tiempo-le dijo Mery a su nieto Nathan- Por aquel entonces yo tenía 29 años y seguía trabajando en aquella hamburguesería, ¿cómo se llamaba... Burguito's?

-Abuela eso ya me lo has contado muchas veces.

-No, esto no se lo he contado a nadie, ni siquiera a tu abuelo y ahora escúchame. Como iba diciendo yo tenía casi tu edad cuando me ocurrió, algo que no le deseo a nadie.

Aquella noche no podía dormir, así que salí a dar un paseo por el parque Brooklin. Eran sobre las tres o las cuatro, no recuerdo bien y de pronto vi que algo se movía detrás de unos árboles cercanos, así que apreté el paso, tenía miedo. Cuando me quise dar cuenta estaba rodeada por tres chicos, iban con pasamontañas y parecían bebidos.

-Les daré lo que tengo, pero déjenme en paz.

-Claro que nos darás todo lo que tienes, zorra-me dijo uno de ellos sacando una navaja de los vaqueros, todos reían con él.

-¡No! Les daré todo el dinero, pero déjenme ir-les dije llorando, aterrada.

Entonces salí corriendo y pidiendo ayuda, pero a esas horas nadie me oía. Uno de ellos me cogió del pelo y me tiró al suelo y con la navaja me rompió la ropa y comenzó a violarme. Yo gritaba, pero nadie me oía, después le siguieron los otros dos y cuando acabaron se alejaron de allí riendo.

-Ojalá se pudran en el infierno-les dije con un hilo de voz y me desmayé.

-Nunca los denunciaste, abuela.

-No, supongo que me daba miedo.

Cuando desperté, sentí un dolor intenso por todo el cuerpo y que mis articulaciones estaban tensas, pero me dí cuenta de que todo estaba oscuro absolutamente oscuro. Aquello no podía ser el hospital, hacía un calor asfixiante y casi no podía respirar.

-¿Dónde estoy?-me preguntaba a mí misma y empecé a tocar. Eran unas paredes de madera como una caja con el fondo acolchado, pero no podía ser: aquellos demonios no podían haberme encerrado, yo los había escuchado alejarse riendo.

-Relájate, tranquila-pensaba y de pronto caí en la cuenta... Esa caja solo podía ser un ataúd, ¿pero cómo? Yo estaba viva, ¡viva! Comencé a llorar y a gritar-: ¡Socorro, sáquenme de aquí, socorro!

Pero nadie me contestó y yo tenía muy pocas fuerzas para dar patadas. Cuando me calmé, recordé que tenía las llaves en el bolsillo que esos desgraciados no me habían roto y con ellas usé una de esas navajas multiuso. Clavé la cuchilla en la madera y empecé a rajarla con desesperación, recé para que me hubiesen enterrado en el suelo como a mis padres.

No sé cuánto tiempo pasé, creo que muchas horas. Sabía que se me acababa el oxígeno y que no tardaría en morir, así que saqué fuerzas de donde no tenía y di patadas, rodillazos y lo que pude a esa madera y por fin empezó a ceder y a caer tierra dentro. Sabía que tenía que ir hacia arriba y llegaría a la salida. Lo conseguí.

Cuando por fin vi el cielo, me quedé tendida al lado de mi tumba, llorando y sonriendo al mismo tiempo. Fui a casa de mi amiga Noa, que se desmayó al verme en el umbral de su casa toda amoratada y viva, porque ella fue quien me enterró.

-Pero, abuela, ¿por qué diablos te enterraron?

-Me dijeron que me habían encontrado helada y blanca y cuando me habían llevado al hospital no encontraron ninguna señal de vida en mí. Luego me explicaron que había estado cinco días enterrada y que había sufrido un estado cataléptico que era muy poco común entonces.

-Hay una cosa que no entiendo, ¿por qué me has contado todo esto a mi abuela?

-Porque eres mi nieto favorito y no me quiero llevar el secreto a la tumba.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar