FANDOM


Este es mi primer creepypasta, así que, comenten lo que me falta, por favor.


Hace muchos años, mi papá tenía un compañero de copas que también era un maestro de escuela. Ellos se conocían bien y solían ponerse al día sobre algunas pintas, discutían todo, desde el trabajo a la política; casi cualquier cosa que te puedas imaginar, ya era una costumbre para mí escucharlo.

Una tranquila noche de semana, su local estaba bastante vacío. Sólo había algunos de los clientes habituales en el bar. Mientras estaban sentados allí, la conversación iba y venía entre los bebedores y el personal, con el tiempo entraron  al tema de los fantasmas. Más específicamente, "¿Sabías que existen?" o "¿Habías visto alguna vez uno?"

Por supuesto, como son estas cosas, todos se turnaban describiendo extraños sucesos sobrenaturales, cosas que asustan en la noche. Todas las historias eran las mismas en que eran de segunda mano en la naturaleza. Los relatos eran de amigos, familiares y conocidos que habían encontrado lo paranormal, pero nadie podía decir que habían visto un fantasma ellos mismos, excepto uno de ellos: el profesor de la escuela.

La historia que le contó a mi papá y a los otros de allí ese día, era que había estado al tanto de algo bastante aterrador unos años atrás. En un suburbio de Glasgow llamado Govanhill , tenía una tía que vivía ahí. El hombre quedó atrapado entre la lluvia y necesitaba un lugar para dormir unas cuantas noches, así que ella le ofreció su hogar.

Era un pequeño apartamento con una sola habitación, pero había un sofá cama en el salón, que no era del todo incómodo, y que por lo menos le daba un lugar para descansar antes de los arreglos de vivienda. Después de una buena comida y una conversación cortés, la tía del maestro de escuela fue a su habitación para acostarse temprano. Él estaba cansado y esperaba llegar a dormir pronto, así que después de sacar el sofá cama, apagó las luces y cerró los ojos. Rápidamente se quedó dormido.

Se despertó en la oscuridad. Todavía era la mitad de la noche, y se preguntó por qué se había movido, teniendo en cuenta que era por lo general un sueño pesado y rara vez se despierta antes de la mañana. Entonces lo oyó: un ruido. Definitivamente había algo en la habitación con él. El sonido era inusual, pero no imposible de identificar. Se parecía a alguien respirando, seguido rápidamente por una inhalación aguda que el maestro de escuela sólo podía describir como un sonido de alguien olfateando.

Preparándose para salir de la cama, encender la luz y ver lo que estaba causando el ruido inusual, con los ojos ahora adaptados al tono negro. Si bien no se podía ver, los ruidos respiratorios comenzaron a acercarse más a él. Ahora estaba convencido de que había algo desagradable en la habitación con él, y ahora acompañado por el ruido de alguien arrastrando los pies, estaba seguro de que era algo sustancial.

Por supuesto que él estaba en pánico. Una parte de él quería precipitarse en la habitación de su tía y otra parte prefirió quedarse quieto y no molestar al que estaba allí. Quizá tenía un cuchillo. El pensamiento de algunos ladrones dando tumbos en la oscuridad con una cuchilla sólo lo hizo más aprensivo. Él decidió que se iba a sentar en silencio y esperar el momento oportuno. Tal vez el ladrón sólo tomaría algo y se iría sin altercado. Pero entonces ¿qué hay de su tía? ¿Había sido herida?

Entonces, un viento cálido y húmedo sopló en su rostro como si alguien estuviese sobre él. Temblando, él extendió su mano instintivamente, tocó algo frío y húmedo flotando a pocos centímetros de distancia. Saltó del sofá cama con tanto horror, que derribó una mesa mientras se dirigía a la puerta, tropezando torpemente y aterrizando en el suelo con un golpe seco doloroso.

La tía del maestro de escuela lo encontró en el pasillo, aturdido, gritando para que ella salga de la vivienda. Ella parecía extrañamente sin miedo y después de encender todas las luces le mostró que el lugar estaba bastante vacío, incluyendo donde había dormido. Ella calmó sus nervios con una copa y un aperitivo, lo sentó y le explicó lo que ella creía que había pasado.

La historia dice que debajo de Govanhill, - justo debajo de donde vivía ella - , hubo una vez una gran red de minas importantes en los siglos 19 y 20, que habían sido el escenario de muchos derrumbes lamentables, fugas de gas, y accidentes. La tía estaba convencida de que había oído a menudo en este departamento los ruidos de los que habían perdido la vida allí.


Aunque ella nunca había vivido algo como lo que vivió el maestro de escuela.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar