FANDOM


Hasta el día de hoy tenía un concepto del tele marketing muy distinto del que tengo ahora.

Solía recibir, como todos, esas llamadas irritantes de todo tipo de compañías telefónicas, de internet, servicio de satisfacción al cliente de líneas aéreas de algún viaje que había hecho y cometí el error de darles mi teléfono móvil, o simplemente de alguna compañía a la que le sobra el dinero, para contratar a un experto en dar la murga por teléfono haciéndote preguntas estúpidas de forma mecánica e inmunes a todo tipo de insultos recibidos por la gente a la que llaman en los momentos más inoportunos:

Echando un polvo, sentado en el wáter o haciéndote unos huevos fritos que están a punto de quemarse en la sartén. Aquel día había roto con mi pareja, tenía un humor de perros, y estaba a punto de perder mi trabajo si no me ponía realmente las pilas.

Uno de esos días maravillosos en los que todo te sale al revés haciendo honor a la ley de Murphy. Entonces el teléfono móvil sonó. Mire con desgana la pantalla para ver quien más podía amargarme el día y el teléfono de la llamada entrante era 666. ¿Qué compañía telefónica sería tan tétrica de poner aquel numero para hacer una llamada de publicidad?, pensé.

Aquel día ya me daba todo igual así que conteste.

Yo: ¿Si?

666: Hola buenas tardes, ¿podría concederme unos minutos si fuera tan amable para hacerle un cuestionario de tele marketing?

La verdad es que no tenía ni tiempo ni ganas, pero la voz femenina que oí al otro lado del teléfono sonaba tan amable y sexy que no pude resistirme a tratar de hablarle con la misma educación y amabilidad, aunque no me apeteciera hacer aquel cuestionario.

Yo: Pues señorita, la verdad es que me pilla en mal momento, podrían llamarme en otra ocasión.

666: Vera, serian pocas preguntas, no le robaría mucho tiempo y realmente no debería decirle esto, pero soy nueva en esto, nuestra empresa acaba de activar este tipo de servicio y me haría un grandísimo favor si accediera...

De nuevo sus formas, esa voz melosa que estaba seguro que correspondía a una chica guapa y con unas curvas de vértigo, o al menos eso me hacía creer mi mente calenturienta, que por algún motivo, se estaba embelesando con aquella voz, me forzó de nuevo a ser amable con ella y pensé "Que demonios!, cinco minutos de mi tiempo se los puedo dar, que yo tuviera un día de mierda, no significaba que hiciera el día de ella malo también". Así que siendo un buen samaritano accedí.

Yo: Realmente me pilla usted mal, pero si no va a ser muy larga la encuesta...

666: ¿Tengo su permiso entonces?

Yo: Si supongo que sí.

666: Disculpe, pero esta llamada está siendo grabada y tengo que estar segura de que usted accede al trato.

Yo: ¿Trato?

666: Las preguntas...

Yo: Esta bien señorita, (En tono de broma) Yo Alejandro Tropet accedo a su encuesta de tele marketing, ¿suficiente así?

666: Perfecto!, gracias. Lo primero déjeme presentarme, mi nombre es Margot y trabajo para el Diablo.

Eche una sonora carcajada al oír aquello. Pensé, lo que me faltaba es una puta broma de una chica con voz sexy para finalizar el día. Pero en vez de colgar, estaba dispuesto a seguirle la corriente para ver hasta donde llegaba "Margot".

Yo: Muy bien Margot, encantado!, ¿qué puedo hacer por ti y por tu jefe en un día como hoy?

666: Son unas sencillas preguntas para saber si su alma es apta para entrar en el infierno. Aquello mejoraba por momentos, había que reconocer, pensé, que la chica tenía imaginación.

Yo: Muy bien, cuando quieras, estoy listo...

666: Alejandro, ¿disfrutaste cuando tenías 8 años y mataste a un hámster asfixiándolo, metiéndole un lápiz de colores en la boca hasta que agonizo pataleando y luego tiraste al animal muerto al wáter?

Aquello dejo de tener puta gracia de repente... Cuando tenía 8 años mate al hámster de mi hermana así, es algo de lo que me arrepentí toda mi vida. Creo que se lo conté a un par de compañeros del colegio, pero con los que ya no tenia ningún tipo de contacto, ni ellos tenían este número de móvil, porque hacía siglos que no nos hablábamos, ¿Quién habría maquinado esa macabra broma?, me enfade muchísimo y grite a Margot.

Yo: Oye hija de puta, no sé quien coño te ha dicho que me llamaras, pero no tiene ni puta gracia. ¿Por qué no llamas a tu padre y le preguntas que tal caga?

Colgué el teléfono con rabia. Eso me pasaba por ser amable y confiar en la gente. Creí que sería una broma divertida... A los pocos segundos el móvil volvió a sonar. Sabía que era aquella estúpida, no conteste. El móvil sonó de nuevo y cabreado lo apague. Lo que me extraño es que una vez apagado volviera a sonar y seguía siendo el mismo número 666. "Lo habré apagado mal" pensé.

Le saque la batería y lo deje en mi mesita de noche pero al darme la vuelta para salir de la habitación, escuche la melodía de mi móvil, ya había apagado la luz, así que cuando me gire lo único que vi fue en la oscuridad de mi habitación, la pantalla del móvil iluminada y el numero 666 parpadeando.

Aquel móvil estaba sonando sin batería! Me temblaba la mano al coger el teléfono, encendí la lamparita de la mesita de noche, pero reventó la bombilla, metí un bote tremendo y se me cayó el teléfono de la mano, seguía sonando. Me agache, lo cogí, le di la vuelta para estar completamente seguro de que aquello no tenia ningún tipo de batería, aunque la había sacado yo mismo, y conteste con miedo.

Yo: ¿Si...?

666: Alejandro, eso no ha estado bien. Esto es un aviso, no puedes finalizar la llamada hasta que termine el cuestionario. Tu mismo accediste a ello, no quieras comprobar hasta dónde podemos llegar si vuelves a incumplir las normas...

Yo: ¿Qué queréis de mí...?

666: Contesta a la primera pregunta.

Jamás creí que pudiera volver a llorar de miedo como un niño pequeño, pero allí estaba a moco tendido...

Yo: No!, no disfrute, estaba enfadado con mi hermana y mate a su hámster para fastidiarla... Nunca pensé que fuera tan horrible matar a un ser vivo y avergonzado lo tire al wáter!

666: ¿Cuándo te quemaste con la plancha accidentalmente, y echaste la culpa a tu madre, sabiendo que tu padre era un alcohólico y la pegaría, te dio sensación de poder?

Yo: Por Dios!, ¿por qué me estáis haciendo esto...?

666: Le agradecería que no blasfemase contra mi compañía si no quiere consecuencias y conteste.

Yo: No!, no!, maldita sea!, mi padre la molió a palos!, estaba enfadado con ella por hacerme limpiar mi cuarto en vez de ir a jugar, solo quería que se sintiera frustrada con mi padre, como yo lo estaba, no quería que la pegase...!

666: ¿Cuándo da los buenos días por las mañanas a su vecino Carlos, cuando en realidad lo que piensa es que es un hijo de puta que no merece el dinero que tiene, le desea de veras que lo pierda y muera en la miseria?

Yo: ¿Pero qué es esto...?, No!... Supongo que es simplemente envidia, no deseo de veras que lo pierda, solo me gustaría tenerlo yo...

A este punto lloraba desconsoladamente, sabían mis pensamientos, mis anhelos... No les podía mentir... No quería arder en el infierno... Pero si sabían todo, ¿Por qué preguntarme?, ¿por qué torturarme?

Yo: ¿Si lo sabéis todo y me queréis llevar, para que me preguntáis?

666: Tenemos algunas dudas y al final le haremos una oferta promocional y será usted quien decida.

Aquella voz femenina, que mas que sexy ahora me parecía oscura y perversa, continúo torturándome con preguntas, algunas me desgarraban el alma y otras parecían realmente absurdas. Hasta que llego a la raíz, a la pregunta que me temía que podría hacerme y ante la que dudaría al contestar.

666: Alejandro, si no tuviera ningún tipo de consecuencias a nivel legal y nunca nadie se enterara de que usted lo ha hecho, ¿Mataría a su padre?

En aquel momento y entre lagrimas lance el teléfono contra la pared, luego fui hacia donde cayó y lo pise con toda la furia del mundo hasta hacerlo añicos. Me daban igual las consecuencias, o eso creía. Todas las luces de la casa estallaron, fui hacia la puerta principal a tientas entre la oscuridad y al agarrar el pomo de la puerta de la calle para abrir, estaba como pegado, no torcía y de súbito comenzó a recalentarse hasta estar al rojo vivo y achicharrarme la mano.

Corrí al salón y cogí una silla para romper la ventana, era un segundo piso, pensé que quizá podría huir de alguna manera por allí, pero la silla se hizo trizas sin hacer una sola brecha en el cristal, ni un arañazo, parecía estar blindada. Me senté con pánico en el sillón del salón sin saber qué hacer, y hundí mi cara entre las manos desesperado.

Entonces lo oí sonar de nuevo. Retire mis manos lentamente y mire hacia la mesa del salón, mi móvil estaba intacto y sonaba mi melodía con el 666 de nuevo parpadeando en la pantalla. Tenía la mano derecha abrasada, así que con la izquierda y muerto de miedo, conteste.

666: Alejandro, no hagas esto mas difícil, te dije que tendrías consecuencias, no nos pongas a prueba más.

Yo: Si volviera a tocar de nuevo a mi madre, si!, la defendería!, mataría a ese cabron!, mataría a mi padre!, ¿¡me oyen!?, si por proteger a mi madre me queréis llevar, adelante hijos de puta!, estoy listo!

Eso último no lo dije muy convencido al fin y al cabo.

666: Bien. Tu encuesta ha finalizado, muchas gracias por tu tiempo y tu paciencia. Solo me queda ofrecerte el paquete promocional. ¿Deseas vender ahora tu alma al Diablo concediéndote 6 deseos, los que te plazca, sin ningún tipo de restricciones?... Piénsalo, podrías ser el jefe de tu jefe, hacer que tu chica volviera y hacer con ella lo que quieras... Ser rico, poderoso...

Guarde silencio durante unos segundos, para después contestar.

Yo: La oferta es tentadora, pero os podéis ir a la mierda!

666: Pues muchas gracias de nuevo por tu tiempo y solamente hacerte saber que al finalizar la llamada, te mandaremos un mensaje de texto para comunicarte el resultado de la misma y hacerte saber, si eres apto para entrar en el infierno. Adiós y buenas tardes!...

La llamada se cortó y yo me quede allí a oscuras mirando mi móvil. Mi mano me temblaba como un flan y me caía un sudor frio por la frente. Entonces recibí un mensaje procedente del 666, lo mire por unos instantes, cerré los ojos y abrí el mensaje, al abrirlos, la luz de la pantalla del móvil me cegó por un momento, pero cuando pude enfocar, pude leer:

"Lo sentimos, pero usted no es apto en estos momentos para entrar en el infierno, sus puntos no son suficientes, siga acumulando y buena suerte!"

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar