FANDOM


Era el verano de 1985 y por ello en aquella ocasión fuimos de vacaciones a un lugar llamado laguna Meles nos habían contado que era un lugar muy bonito para vacacionar, en este viaje fuimos Luisa, Miguel, Magda, Rey y yo.

Era una zona dentro de la montaña, llegamos por la tarde y buscamos un buen lugar para acampar, luego de avisar al cuidador del lugar, el cual al saber de que nos quedaríamos nos dijo que lo pensáramos bien, pues en los últimos días varias personas habían dicho que habían pasado cosas raras en aquel lugar, claro que pensamos que era para crear el ambiente del lugar.

Luego de acomodarnos en uno de los bungalos nos dirigimos a nadar todos íbamos hablando y gastando bromas, hasta que Luisa dijo:

-No les parece que todo esta muy silencioso a pesar de ser vacaciones.

Rey le contesto que posiblemente era porque llegar a ese lugar costaba un poco, por el camino poco accesible o bien muchos vacacionistas habían elegido otro lugar.

Llegamos a la orilla de la laguna y decidimos meternos, sin embargo yo no estaba tan seguro puesto que como toda mi vida le he pasado en la ciudad, nunca aprendí a nadar. Sin embargo todos me animaron a que me metiera al agua, empezaba a anochecer y nosotros seguíamos en la laguna cuando, escuchamos unos gritos cercanos a donde nos encontrábamos, al principio no entendimos que pretendían decir, nos acercamos a la orilla y entonces oímos que decían:

Salgan de ahí y vallan a casa... vamos ya es tarde salgan, salgan...

Salimos del agua y nos acercamos a ver quien gritaba, no era nada menos que el cuidador del lugar al preguntarle cual era su desesperación, nos dijo inicialmente que no era permitido estar en la laguna durante la noche, cosa que nosotros no le creímos del todo, y le volvimos a preguntar porque su insistencia entonces nos dijo que el guardia anterior había renunciado porque había encontrado unos cadáveres a la orilla de la laguna no muy lejos de donde nos encontramos con señales de haber sido torturados o mejor dicho como que se les hubieran querido comer pues le faltaban varias partes del cuerpo, por eso es que ya casi nadie iba y mucho menos se quedaba en ese lugar.

El nerviosismo se apodero un poco de nosotros, y las chicas quisieron que nos vayamos de ese lugar, sin embargo había dos cosas por las que no lo hicimos, primero para salir a la carretera principal para tomar un bus era poco factible, pues igual corríamos peligro y la otra es que al final de cuentas nosotros los hombres no le creímos del todo, puesto que nunca se supo de una noticia de esa naturaleza en los periódicos o noticieros.

El guardia se retiro, dijo que iba a ver a otro grupo que también había acampado, esa fue la excusa perfecta para tranquilizar a las chicas, nos dirigimos a nuestro bungalo preparamos una fogata enfrente del mismo y nos dispusimos a comer y beber algo.

Luego de unas bebidas embriagantes ya se nos había olvidado los que no contó el guardián. Miguel y Magda decidieron dar un paseo, antes de que se apagara la fogata todo el resto decidimos ir a dormir, luego de un par de horas Luisa me despertó, diciendo que nuestros amigos no habían regresado.

Yo en forma de broma le dije que no se pusiera celosa que aquí estaba yo o Rey, claro que esto no le hizo mucha gracia, para tranquilizarle le dije que si quería saliéramos a esperarlos, volví a prender la fogata, a todo esto ya se me hacia también raro porque no habían regresado.

Ya pasaba de media noche y cuando decidimos ir a buscarlos, desperté a Rey y los tres comenzamos a caminar por la ruta que nuestros amigos habían tomado, gritábamos sus nombre pero no respondían, yo tenia la sensación de que algo o alguien nos estaba observando entre los arboles, cuando llegamos a la orilla de la laguna vimos una cosa flotando.

Cuando nos acercamos casi nos morimos del susto era Miguel, Luisa comenzó a gritar y Rey entro al agua para tratar de sacarlo yo no lo hice, pues no sabia nadar, no iba a ayudar mucho, sin embargo cuando Rey se acerco a Miguel algo lo jalo bajo el agua, el comenzó a patalear y mover los brazos, nosotros solo gritábamos hasta que Rey desapareció.

Junto con Luisa comenzamos a correr hacia el bugalo, pero por el susto habíamos botado nuestras lamparas, por lo que se nos dificultaba el caminar, caímos varias veces, y detrás y alrededor escuchamos como gruñidos y susurros, ruidos de ramas que se quebraban, apenas logramos llegar entramos y aseguramos la puerta, luego ceso, por un momento pensamos que todo esto había acabado cuando algo cayo sobre el techo y el bungalo comenzó a moverse se oían gruñidos, arañazos, susurros y un insistente golpeteo del techo.

Luego todo quedo en silencio a no ser por el golpeteo del techo y duro casi todo el resto de la madrugada, cuando al fin ceso, Luisa y yo decidimos salir, puesto que ya estaba amaneciendo.

Salimos corriendo hacia la entrada buscando al guardia, cuando llegamos le contamos de lo ocurrido y este llamo a la policía del lugar, a nosotros nos trasladaron a un rustico puesto de salud, pues estábamos en estado de shock, luego de recuperarnos nos pidieron que declaráramos y nosotros le contábamos lo que habíamos vivido, al preguntar por nuestra amiga Magda, uno de los policial dijo:

Recuerdan ese golpeteo que oían en el techo era ella que se había trepado ahí tratando de escapar, golpeaban para la dejaran entrar.

Yo pregunte porque no había gritado o dicho nuestros nombres, y el agente respondió que no lo había podido hacer puesto que le habían arrancado la lengua y parte de los labios. Y que posteriormente había muerto de un paro cardíaco posiblemente por el frió o por el miedo.

Nunca supimos que o quien nos ataco, la policía cerro el caso diciendo que fue un psicópata que se había escapado de un manicomio, y que harían lo posible para atraparlo.

Nunca acepte la teoría del psicópata, por varias razones primero por el estado en que se encontraban los cuerpos de Miguel y Rey, a ambos les habían comido el estomago y tenían arañazos por todo el cuerpo y entre sus dedos encontraron un pelambre extraño, ademas de que un fuerte olor nauseabundo impregnado en ellos.

Y ademas los gruñidos y demás ruidos que oímos aquella noche, no eran de un humano o de algún animal conocido, y por ultimo si hubiera sido un animal como había podido haber movido el bungalo.

Aunque los que nos ocurrió nunca fue dado a conocer, poco después la laguna cerro, y hasta el día de hoy aparecen de vez en cuando aparecen cuerpos destrozados que los lugareños toman como victimas del psicópata que se esconde entre los alrededores de la laguna, aunque el único que estuvo de acuerdo con nosotros que lo que nos ataco no era humano, fue el guardia del lugar, pues después de lo ocurrido, nos confeso que algunas veces, en la orilla de la laguna había alcanzado ver una silueta que nada tenia que ver con un hombre o un animal conocido, es mas el le llamaba el Waloo o Demonio Acuatico.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar