FANDOM


Wiinnie Dibujo 3

Ese día era una fresca mañana de otoño, y mi hermanito menor de siete años había llegado con un curioso objeto en las manos: un cascabel plateado muy brillante y pesado, que emitía un extraño y agradable sonido al agitarse. Él dijo que lo había encontrado en el parque mientras jugaba, y que quiso traerlo a casa porque le gustaba mucho cómo sonaba.

Los días siguientes, estaba todo el día agitando el cascabel. Lo hacía por la mañana, las tardes, e incluso, dormía con él. Fue tolerable en un principio, pero llegó un momento en que el sonido comenzó a molestarme, luego de tanto escucharlo.

Una noche, mi hermanito llegó llorando a mi habitación. Yo le pregunté que le pasaba, y me dijo que había una chica parada en su ventana, y que tenía cascabeles en todo su cuerpo, que le decía que vaya afuera y jugase con ella. Pensé que era producto de su imaginación, luego de tanto escuchar sonar esa baratija, y que su subconsciente lo había mezclado con alguna película de terror que él hubiera visto. Le dije que no se preocupara, que era sólo un sueño y que se vaya a dormir a su habitación. Él obedeció y se fue a la cama nuevamente. Luego de un tiempo, las cosas no mejoraron demasiado. Ahora ya no se quejaba de que la chica, que según él se llamaba “Winnie”, estaba en su ventana, sino que ahora contaba maravillosas historias de cómo ella lo sacaba a pasear por la noches y jugaba con él, que lo llevaba a un circo muy, muy lejos, y que allí había payasos y que ella hacía las acrobacias más increíbles que él jamás hubiese visto. Yo por supuesto nada le creía, y llegué a la conclusión de que se había hecho una amiga imaginaria en sus sueños, como era un niño muy callado y solitario, y que su mente la había creado para que no se sintiese tan solo.

Una noche, en la cual mis padres salieron de viaje y me dejaron solo con mi hermano, yo estaba completando las tareas de física que me habían mandado del colegio; lo estaba haciendo esas horas porque era el único momento en que la casa permanecía en silencio, sin ruidos de personas, platos, o cosas domésticas por el estilo. De pronto, oí un leve sonido proveniente de el otro lado de la pared, que sonaba exactamente igual al cascabel de mi hermano. Creí que era él que estaba tratando de llamar la atención, y al principio intenté ignorarlo, pero a medida que pasaba el tiempo, se hacía más fuerte y no me permitía concentrarme. Traté de contenerme, pero la frustración de no poder resolver los ejercicios, y un enojo e impaciencia profundos salieron en forma de un grito de “¡¡CÁLLATE!!”, acompañados de un fuerte estruendo que provoqué al cerrar la puerta. Hubo un silencio momentáneo, pero de pronto, el sonido comenzó de nuevo, cada vez más y más fuerte, con la diferencia de que esta vez parecía distorsionarse, haciendo algo así como golpes que se intensificaban conforme pasaba el tiempo, retumbando por todas las esquinas de mi habitación.

Gradualmente, unos leves gemidos empezaron a oírse junto a ese tintineo, gemidos de auxilio y sollozos. Traté de encontrar una razón lógica a eso, convencerme a mí mismo que sólo había escuchado demasiado ese cascabel, y que como era tarde y yo estaba cansado, mi mente me estaba haciendo una mala jugada. Pero a medida que pasaban los segundos, estos se transformaron en gritos de dolor y agudos zumbidos en el aire. Para mí todo era confusión, no tenía idea de dónde provenía el sonido, que parecía venir de todas direcciones, y mucho menos de lo que estaba pasando. Aquel irritante y horroroso ruido me estaba aturdiendo, mi cabeza estaba dando vueltas y a punto de explotar. Caí de rodillas al piso, mis manos temblaban y cubrían mis oídos, pero aquel infernal tintineo me sacudía los nervios, y no se apagaba por más fuerte que los tapara, sólo se intensificaba más y más. Mi confusión y miedo se habían vuelto terror, y empecé a llorar de la desesperación, pero de mi boca no lograba salir ni un gemido, como si algo me estuviera poseyendo. Yo no entendía nada, no sabía qué hacer, y justo cuando creía que ya no podía empeorar, no sé cómo, pero oí entre todo ese alboroto que alguien me decía entre risas: “¿Te diviertes?’’. Alcé la mirada, y justo en frente de mí, en el espejo, la vi: una chica de no más de 15 años, de tez pálida, cabellos negros y ondulados, enfermamente delgada y de ojos color verde intenso con diminutas pupilas estaba parada allí.

Ccw

Yo no veía mi reflejo, sólo podía ver a esa endemoniada figura, que además estaba vestida con unas ropas muy extrañas, como una trapecista, acróbata de circo o algo por el estilo: tenía un antifaz color naranja vivo, una falda negra muy corta, una especie de pupera ajustada anaranjada hasta la cintura, totalmente gastada, destrozada y llena de sangre, con mangas largas negras y sueltas, y un par de zapatos de ballet terminados en punta; estaba adornada y colmada de cascabeles colgando de su cintura, las mangas de la remera y en las puntas de sus zapatillas de tela. Una demente sonrisa estaba dibujada en su rostro, y sus labios estaban teñidos de color carmesí, un intenso color rojo, brillante y oscuro a la vez. Pero lo que más me inquietó y aterrorizó fue lo que llevaba en la mano derecha, mano que estaba por cierto inhumanamente desfigurada por lo que parecían ser cortes, y a pesar de que estaba vendada, las heridas y la sangre estaban expuestas: llevaba en esta una cadena muy larga, aparentemente hecha de un metal pesado, llena de púas tan grandes como clavos, toda cubierta de sangre, y terminada en ambos extremos con dos cascabeles de las mismas características. Pero lo definitivamente peor de todo ocurrió cuando observé detenidamente hacia esas dos siniestras y lúgubres esferas de metal, y mis ojos presenciaron al sufrimiento y el dolor en persona: Cuando miré en el centro de uno de ellos, en la parte hueca, dentro de este se reflejaban los rostros de miles de niños, todos llenos de magulladuras y tajos, todos ellos llorando y riendo a la vez, algunos corriendo en círculos, otros sentados en posición fetal, atados con vendajes y cadenas, todos desfigurados y clavándose objetos puntiagudos, mientras gritaban de dolor y gemían, haciendo lo mismo una y otra vez, atrapados un ciclo de eterna tortura de jamás acabaría.

Mis nervios habían alcanzado su punto máximo; esa traumante imagen fue el colmo, y mi horror alcanzó su límite: Mi cordura se rompió, y ya no pude razonar más de manera humana: Empecé a gritar, a gritar a más no poder; la garganta me ardía de tanto gritar y lanzar gemidos por ayuda: Rogué por auxilio como nunca lo había hecho, y la garganta se me hacía pedazos mientras yo intentaba que mis gritos superaran el agudísimo ruido que esa presencia demoníaca estaba causando en mi habitación. Comencé a arrojar cosas hacia todas partes, rompiendo todo lo que estaba a mi alcance, tratando de dar con el maldito espejo en donde se encontraba esa horripilante pesadilla viviente, y como mis manos temblaban, mi puntería era muy mala, y me fue muy difícil llegar a darle: Le arrojé jarrones, fotos enmarcadas, mi mochila, un vaso, zapatos, y otras cosas que pudieran llegar a romperlo, pero nada. Hasta que al fin, en un último ataque de locura, reuní todas mis fuerzas, y arrojé mi silla contra esa imagen, haciendo que el espejo se partiera en mil pedazos; la chica lanzó una vehemente carcajada totalmente desquiciada antes de desvanecerse de manera violenta en millares de piezas, como también lo hizo el espejo, el sistema eléctrico hizo cortocircuito y me dejó completamente a oscuras.

Por un momento todo cesó, y el silencio fue absoluto en mi habitación. Yo estaba exhausto, y mi corazón latía tan rápido que parecía que iba a salirse de mi pecho; mis manos estaban cubiertas de sudor y mi rostro empapado en lágrimas; mi garganta estaba hecha añicos, y no podía pronunciar palabra, y lo único que ocupaba mi mente en ese momento era esa desfigurada y terrorífica escena: los niños, los gritos, el dolor, cortaduras, sangre, la sádica entidad, y por sobre todo, aquel irritante y perturbador sonido de cascabeles retumbando en mi cabeza. Aunque estaba aún muerto de miedo, traté de tranquilizarme y respirar un poco. ¿Qué acababa de pasarme? ¿Cómo había llegado hasta ese punto? No tenía idea de nada, mi mente estaba como diez mil veces más desordenada que mi habitación, la cual parecía haber sido arrasada por un terremoto: cosas tiradas, pedazos de espejo por todos lados, muebles caídos y en total oscuridad; ¿Era acaso una pesadilla? ¿Me lo había imaginado todo? ¿O acaso era real? Realmente no sabía nada, nada era concreto o seguro; lo único que sabía era que tenía que escapar de ese lugar en ese mismo instante.

Un aturdidor y desesperado grito proveniente de la cocina interrumpió mis pensamientos, y al instante reconocí que era de mi hermanito menor: Benjamín.

Lleno de terror y preocupación, bajé corriendo y temblando las escaleras, tambaleándome y dando tropezones con todo, porque no veía nada en medio de la inmensa casa, que estaba sumida en penumbras. Tanteé todo apresuradamente como pude para llegar hasta allí, para entrar al lugar de donde provenían sus gritos, para ayudarlo lo más pronto posible. Al hacerlo, pude presenciar con mis propios ojos y llevarme la desgracia más lamentable de mi vida: Allí estaba ella, la repugnante entidad femenina, sosteniendo del cuello con su cadena y ahorcando a mi hermanito, mientras reía y reía: “¿Es muy divertido, cierto? ¿Divertido, no?”, decía, riendo cada vez más fuerte, y tirando de su cadena cada vez más alto.
Winnie dibujo
El cuello de Benjamín estaba lleno de cortaduras y heridas que se desangraban mientras pasaban los segundos, los clavos de la cadena se habían clavado en sus frágiles cuello y nuca, mientras él apenas podía llorar por la falta de aire. Yo estaba en estado de shock, y casi no podía moverme ante el horror, pero mi desesperación por salvarlo pudo más, y entonces le grité a esa cosa que lo dejara, con una voz quebrada y ronca por la ira, el cansancio y el miedo: “¡¡ALÉJATE DE ÉL, MONSTRUO!! ¡¡DÉJALO EN PAZ!!”.

La endemoniada figura me miró por unos instantes, como si no comprendiera lo que le dije, pero al cabo de unas milésimas de segundo, su cara cambió de expresión, mostrando una sonrisa aún más perturbadora y demente que la anterior, y dijo entre risas:

“Oh… ¿Quieres divertirte tú también?”.

Acto seguido, soltó a mi hermano bruscamente, haciendo que la cadena se desenroscara de su cuello, girando y desgarrando su carne hasta dejarlo caer en el suelo. Lentamente, ella empezó a caminar hacia mí, con la cabeza gacha y riendo entre dientes. Ya no podía soportarlo más, y ante esto, lo único que se me ocurrió hacer hacerle frente con cualquier cosa que encontrara en la cocina. Abrí rápidamente uno de los cajones de un mueble que tenía enfrente de mí, tomé un cuchillo y corrí hacia ella. Le salté encima, agarrando sus dos manos, e inmovilizándola y quitándole la cadena, la tiré al suelo y empecé a clavárselo de manera brusca en todo el cuerpo. Increíblemente, ella no opuso resistencia, en vez de eso, solo ensanchaba más y más su sonrisa, riendo a carcajadas, mientras que una espesa sangre de color rojo vivo brotaba de sus puñaladas, dejando a la vista sus tendones y venas. Su cuerpo estaba cada vez más desfigurado, y sus cortaduras cada vez más grandes a medida que yo clavaba el cuchillo con más intensidad, hasta que por fin dejó de reír y de moverse por completo.

Inmediatamente, y una vez seguro de que había terminado con ella, lo siguiente que hice fue ir a ver a mi hermanito, que yacía en el suelo de la cocina, cubierto de sangre. Lo tomé en mis brazos llorando, y lleno de temor, puse mi oído en su pecho: Su corazón estaba aún latiendo, ¡¡todavía estaba vivo!! Todavía podía salvarlo. Lo alcé como pude, ignorando el horrible dolor que me causaron las púas que estaban clavadas en su cuello, las cuales se adhirieron a mi cuerpo con el menor contacto, y me dispuse a salir corriendo y buscar un hospital, pero entonces…

“Fue muy divertido… pero ahora es mi turno”, dijo una voz proveniente desde atrás. Se me heló la sangre, y quedé paralizado. Ante el horror, solté a Benjamín, dejándolo tirado en el suelo, y con sumo horror me di vuelta. Qué estúpido fui al hacerlo. ¿Por qué no salí corriendo en ese instante? ¿Por qué miré hacia atrás? ¿En qué estaba pensando? Al voltear, vi como lentamente la chica, toda desfigurada y herida, se recomponía y paraba de una manera grotesca, haciendo sonar cada uno de sus huesos a medida que se levantaba, de manera bestial e inclinada hacia atrás.

Cuando terminó de pararse, tomó su cadena del suelo, y comenzó a avanzar hacia mí, lenta y siniestramente, siempre con esa sádica sonrisa en su rostro. Mi primera reacción fue volver a tomar el cuchillo, y se lo arrojé al pecho, pero ella de forma inhumana dobló su cadera hacia atrás, esquivando el cuchillazo, y luego retomó su compostura, volviendo a caminar hacia mí. Empezó a girar su cadena como si fuera una boleadora, y la lanzó directamente a mi cuello. Como estaba agotadísimo y en shock, no fui tan ágil como ella y no pude esquivar su golpe, y entonces la cadena se enroscó en mi cuello, clavando sus enormes púas en toda mi nuca, azotándome con esos malditos cascabeles que nunca dejaban de tintinear e irritar, los cuales se incrustaron también en mi cuerpo, desgarrándome la carne de los brazos. El dolor era insoportable, indescriptiblemente horrible, y yo me estaba desangrando.

Luego de eso, ella se sentó sobre mí y perdí la conciencia; lo último que pude oír fue:

“Divertido, ¿cierto?”

Desperté en el hospital, veía todo oscuro y oía voces muy bajas. Alrededor de lo que parecía ser una camilla en la cual yo estaba acostado, se encontraban los que por sus voces distinguí eran mi madre, mi padre y dos hombres más, que supongo eran médicos o policías.

Mi vista no se recuperó más que eso, y, según escuché al doctor hablar en ese momento, el daño de mis ojos era irreversible, y que mi visión sería casi nula. Por otro lado, oí que el otro hombre, que efectivamente resultó ser un policía, les decía algo a mis padres sobre un hospital psiquiátrico o algo así. En ese momento, me desvanecí otra vez y me dormí profundamente. Desperté nuevamente, sintiéndome un poco mejor que la última vez. Al parecer habían pasado varios días desde el incidente. Veía todo muy borroso, pero aún así alcancé a distinguir que no estaba en el hospital, no era una camilla en donde yo estaba; en vez de estar recostado, estaba sentado en una esquina acolchada. Traté de mover mis brazos y piernas, pero parecía que estaba atado con algo, que llegué a la conclusión de que era una camisa de fuerza. Oí una puerta abrirse y cerrarse, y luego la voz de un hombre que dijo: “Escucha, seguramente en este momento no recuerdes nada de lo que pasó, o te sientas muy confundido, pero yo te lo explicaré todo ahora mismo y de manera breve: Estás en un hospital psiquiátrico porque se te halló culpable de una enorme atrocidad, que fue asesinar a tu hermano menor Benjamín, de 7 años.

Winnie creepypasta by denukiart26-d71jvb5

Los médicos te han diagnosticado una enfermedad llamada esquizofrenia, la cual hace que tu percepción de la realidad se altere completamente. Continuamente tienes alucinaciones, que tal vez te pueden parecer muy reales, a tal punto que incluso puedes sentirlas y tocarlas, pero en realidad sólo es producto de una deficiencia de tu cerebro, que tal vez surgió en tu neurogénesis temprana, cuando eras niño, o tal vez ahora de adolescente. Tu caso es uno de los más peligrosos que hemos visto, ya que incluso mientras estabas en la camilla que te traía hacia el hospital, y estabas casi inconciente, mirabas hacia la pared y decías cosas sin sentido, como si hubiera alguien allí y le estuvieras hablando, cosas como: “¿Por qué lo hiciste?”, o, “¿Por qué sigues aquí?”. Incluso, cuando estabas anestesiado, sufriste un arranque nervioso y atacaste a los médicos y enfermeras, mientras les decías: “¡¡YA DÉJAME SOLO!!¡¡VETE!!¿¡POR QUÉ ME PERSIGUES!?¡¡BASTA!!”. Es por esto y por muchos otros sucesos que tuviste en la clínica, y también en tu traslado hasta aquí, que por tu seguridad y la de todos tus familiares y amigos permanezcas en este establecimiento por un largo tiempo, que aún no está definido.

Las enfermeras vendrán diariamente a traerte agua y comida, y por las noches se te dará un tiempo libre para hacer algunas actividades como leer, escribir, o estar con otros pacientes. Esperamos que entiendas que esto es por tu bien. Nos veremos mañana por la mañana, y espero que te puedas adaptar bien a este nuevo entorno que será tu hogar por algún tiempo. Adiós”.

Dicho esto, el hombre volvió a cerrar la puerta, y me dejó solo en la habitación. Esa misma noche me dieron un tiempo para hacer lo que quisiera, y aquí estoy, es decir, en este momento estoy escribiendo y dejando de manera concreta, como evidencia, mis vivencias en este papel. Lo hago ahora porque, aunque no veo casi nada, mis manos aún saben cómo graficar las letras. Sé que más adelante no voy a poder hacerlo más, y por eso aprovecho este momento, de hacerlo lo antes posible… Además, sé que no me queda mucho… Ella viene por mí… Puedo oír sus cascabeles sonando a la distancia. Están cada vez más cerca. Oigo gritos en el pasillo de al lado de mi habitación, su risa… La puerta se está abriendo en este preciso instante… Ya está aquí." 

Manuscrito encontrado en el establecimiento de atención a deficientes mentales

“Santa María de Bethlem”

Al lado de un cadáver de uno de los pacientes de dicha institución psiquiátrica, el cual aparentemente, en un arranque de locura, se mutiló las extremidades de su cuerpo con algún tipo de objeto punzante. El cuerpo fue identificado como el de un joven estudiante con esquizofrenia, llamado Jonh Robinson, que había sido internado en el lugar hace unos pocos días atrás. Las enfermeras aseguran haberlo oído gritar cosas inentendibles la noche anterior a que fuese hallado su cuerpo totalmente desgarrado y cubierto de sangre en la esquina de su habitación. Ellas dicen que creen que tal vez su conciencia no pudo aceptar, y mucho menos soportar la enorme culpa que sentía al haber asesinado a su hermano menor, y que se suicidó como forma de castigo a sí mismo.

La policía ha investigado este caso desde apenas ocurrido el incidente, y coincide en que esta es la explicación más acertada para la muerte del adolescente. Pero, a pesar de eso y según los análisis de la escena del crimen, hay una pieza que no encaja en esta versión de la historia: a primera instancia, según los investigadores y policías no se había hallado evidencia alguna de participación de una segunda persona en el perímetro, pero, sin embargo, luego de una minuciosa búsqueda que abarcó toda el área, fue encontrado un misterioso objeto entre los arbustos que adornan el enorme patio del predio: un cascabel plateado muy brillante, cubierto con algunas gotas de sangre, que luego de diversos estudios, se halló que coincidían con el ADN de la víctima. La policía aún no se explica qué tipo de relación puede tener dicho objeto con el caso, y por ese motivo las investigaciones continuarán hasta hallar una razón concreta para resolver el crimen.

Winnie-017:04

Winnie-0

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar